25 de diciembre de 2013

TaRTa De TReS CHoCoLaTeS

INTRODUCCIÓN HISTÓRICA 
Tres chocolates siempre son mejor que uno...
 
Yo no sé hace cuánto tiempo que quiero hacer esta tarta. Se me frustró hace unos años cuando pretendía hacerla por mi cumpleaños; luego porque no encontraba un molde adecuado (sin fugas!); luego porque encontré el molde y era demasiado grande... pero esta vez, hablando con mi madre decidimos que la íbamos a hacer para Navidad porque como estos días viene gente por casa es la excusa perfecta para deshacernos de ella rápidamente sin que vaya directita a nuestras cartucheras!!!

Me ha preguntado mucha gente que si todo lo dulce que hago en este blog nos lo comemos (concretamente la que escribe). Tengo que decir, que como buena cocinera yo cato todo lo que cocino antes de dárselo a alguien, no vaya a estar malo (sí, sí, excusas jajaja) pero también es verdad que los cupcakes que hacemos muchos van a parar a la Escuela de Arquitectura de Sevilla, donde los amigos de mi novio dan buena cuenta de ellos. Saludos a Juan (accionista mayoritario), Óscar (el que me da fama por el mundo entero), Santos, Rubén, Jaime y compañía. Está claro que las ocasiones "especiales" me sirven para experimentar y estoy deseando que llegue un cumpleaños para intentar hacer tartas nuevas. La excusa es el cumpleaños, que no se puede dejar al cumpleañero sin tarta.

Pues eso, ayer cuando posteé la foto del inicio de tarta de 3 chocolates muchos adivinastéis rápidamente de qué se trataba porque también estabáis haciéndola. Me encanta!!! Pues nada, esta tarta me trae recuerdos muy buenos y por eso hoy la comparto con vosotros!!! Espero que os guste.





¿QUÉ NECESITAMOS PARA ESTA RECETA?
La infraestructura

Para elaborar esta receta, necesitamos:
* Un plato hondo o cuenco.
* Picadora o bolsa y rodillo para machacar las galletas.
* Un cazo o mini olla para derretir los chocolates.
* Batidora manual (la varilla de toda la vida).
* Un molde de dos piezas (base y aro) desmoldable, aunque también valen de estos de silicona.
* Una hoja de papel de horno (para forrar la base y no rayarla luego).


INGREDIENTES
Los materiales de construcción

Vamos a necesitar, para una tarta bien hermosa:

* 1 paquete de galletas María.
* 60 gr. de mantequilla sin sal derretida.
* 150 gr. de chocolate negro.
* 150 gr. de chocolate con leche.
* 150 gr. de chocolate blanco.
* 750 ml de nata líquida (33% mg).
* 750 ml de leche entera.
* 75 gr de azúcar (50 gr para la capa de chocolate negro y 25 para la de chocolate con leche).
* 3 sobres de cuajada Royal (18 gr cada sobre, uno por capa).




Para decorar:

* Cacao en polvo sin azúcar (Valor, por ejemplo).
* Bolitas de chocolate (tipo Maltesers) blancos y con leche o similar.


ELABORACIÓN
Mano de obra

Esta también es una tarta super resultona, se hace fácil y rápido, tan solo hay que esperar a que cuaje para poderla degustar.

* Forramos la base del molde con papel de horno y cortamos el exceso para evitar rayones o que se nos pegue la tarta al fondo.

* Calentamos la mantequilla poco a poco (sin que hierva) en el microondas hasta que esté líquida y la mezclamos con las galletas previamente trituradas en la picadora o dándole con el rodillo dentro de una bolsa con cierre zip como ya he hecho en otras ocasiones. Aquí me aprovecho de que tengo la picadora de mi madre y voy super rápido!!!





* Si veis que le cuesta un poquito integrarse a la mantequilla y el polvo de galletas, podéis añadir un mini-chorrito de leche por donde falte humedad, pero no abuséis del truco.



* Repartimos uniformemente la mezcla por la base del molde, aplastando bien todo con una cuchara al principio y luego (recomiendo hacero) con las manos, prestando atención a cubrir bien los bordes porque si no luego tendremos fugas.




* Empezamos con la primera capa, que será de chocolate negro. Pero vamos, que las podéis alternar como queráis, hacer más capas repartiendo las masas... para gustos colores! 



Ingredientes capa chocolate negro: 250 ml de nata,
250 ml de leche, 50 gr de azúcar, 1 sobre de cuajada y
150 gr de chocolate negro



Ingredientes capa chocolate blanco: 250 ml de nata,
250 ml de leche, 1 sobre de cuajada y
150 gr de chocolate blanco




Ingredientes capa chocolate con leche: 250 ml de nata,
250 ml de leche, 25 gr de azúcar, 1 sobre de cuajada y
150 gr de chocolate con leche


* En un cazo vamos a poner 250 ml de nata y 50 gramos de azúcar (yo pongo 50 gr. de azúcar a la capa de chocolate negro, 25 a la de con leche y nada a la de chocolate blanco por cuestión de que tienen de menos a más azúcar) y revolvemos bien para que se disuelva.




* Ponemos el cazo al fuego para que se caliente. Cuando esté tibio, agregamos el chocolate partido en trozos a la leche y lo vamos disolviendo con paciencia.



 * Por otro lado, en un vaso disolvemos el sobre de cuajada en la leche (o parte de ella, el resto va con la nata). 




* Cuando el chocolate esté disuelto y la mezcla de nata, chocolate y azúcar sea homogénea añadimos la leche y cuajada a la mezcla y sin dejar de revolver, lo disolvemos bien y calentamos hasta que casi rompa a hervir.








* Lo ponemos en caliente sobre la base de galleta y preparamos las otras capas. No hará falta llevarlo a la nevera para que cuaje, ni hacer pausas de 2 horas o 30 minutos como he leído por ahí. Mientras hacemos la otra capa, se irá fijando poco a poco la superficie. Sólo habrá que tener la precaución de echar las otras capas con cuidado, es decir, en vez de verterlas directamente para que no haga un hueco o se mezclen las capas, usamos una cuchara vuelta del revés para echar la mezcla sobre la cuchara y de la cuchara al revés al molde.




* Para la capa de chocolate con leche, mezclamos de nuevo la nata y el azúcar (si ponemos azúcar en esta capa) a calentar mientras lo disolvemos bien.




* Cuando esté templado ponemos los trozos de chocolate y lo disolvemos bien.




* Cuando esté caliente, vertemos la leche con la cuajada disuelta y calentamos la mezcla revolviendo, sin que llegue a romper a hervir.




* Vertemos la capa de chocolate con leche sobre la de chocolate negro. Un truco para que no se os separen las capas. Si ha pasado mucho tiempo el chocolate negro puede haber hecho costra. Basta raspar un poquito con un tenedor para hacer unas rayitas donde se pegará la capa siguiente.


Me ensañé un poquito, vale? Pero con
unos pequeños raspones vale...




* Ahora con la capa de chocolate blanco hacemos lo mismo: calentar la nata (con o sin azúcar, yo no pongo azúcar en esta capa) y derretir el chocolate blanco en la nata. Verter la leche con cuajada disuelta y llevar casi a ebullición. Verter sobre la capa (rayada con el tenedor) de chocolate con leche usando la cuchara al revés para no romper la capa anterior.













* Ahora dejamos enfriar a temperatura ambiente antes de llevarla al frigorífico (cubierta con film transparente o papel de aluminio) y allí debe permanecer por 6 horas como mínimo.


* Al sacarla del frigo, basta con retirar la humedad condensada (si la hubiera) y decoramos con fideos de chocolate, bolitas de chocolate con leche y blanco, etc.




* Al servirla yo la he decorado con un poco de cacao Valor espolvoreado con ayuda de un colador pequeño. Así queda un poco más arreglado y la gente se sorprende gratamente, de la presentación y el sabor de la tarta que es estupendo.




Espero que os guste la receta y si la hacéis o queréis comentar algo siempre podéis hacerlo dejando un comentario aquí en el blog, por Facebook el grupo "Cocina Para Dummies", en Twitter en @wcupcakefactory o en Instagram wwwendoline. Muchas gracias por seguirme!!! 

21 de diciembre de 2013

TiRaMiSù

INTRODUCCIÓN HISTÓRICA 
Esto y un panettone y me nacionalizo italiana ya mismito...
 
Hay quien dice que este postre italiano nació en la región del Véneto, otros por Siena, otros por el siglo XVI donde se ofrecía en ciertos burdeles italianos como tentempié (de ahí que su nombre venga a ser algo así como "levántame"... no me hagáis mucho caso, que mi italiano es de nivel base). La cosa es que el restaurante El Toula de Treviso fue quien lo hizo famoso. Y de ahí hasta nuestros días...

Ya de paso, que me marco un delicioso tiramisù os voy a hacer la recomendación de mi página web de cocina italiana de cabecera, Giallo Zafferano (que significa "amarillo azafrán") y es que me encanta porque a poco que sepáis una pizquita de italiano (y si no, se entiende también más o menos) veréis cada recetaza italiana de campeonato super bien explicadas para hacerlas vosotros en casa. Ahí tenéis de todo: tiramisù, lasagna, panettones, pasta fresca, risottos,... oh, lo justo para quererse ir a Italia a vivir para siempre.

Y nada, aquí os dejo esta receta ultra fácil, que podéis también poner de postre en vuestras cenas navideñas en familia, porque de aquí sale Tiramisù para 15 por lo menos!!!! Espero que os guste!!!






¿QUÉ NECESITAMOS PARA ESTA RECETA?
La infraestructura

Para elaborar esta receta, necesitamos:
* Un par de cuencos grandes para hacer las mezclas.
* Un recipiente de cristal o metálico para poner el tiramisù.
* Batidora de varillas eléctrica.
* Lengua de gato.
* Plato hondo para café y mojar bizcochos.
* Colador.


INGREDIENTES
Los materiales de construcción

Vamos a necesitar, para un señor Tiramisù:

* 1 paquete de bizcochos (tipo "Ladyfinger") aunque el tiramisù original lleva Savoiardi.
* 600 gr. de queso mascarpone.
* 120 gr. de azúcar glas (si no tenéis, con azúcar normal nos podrá valer).
* 6 huevos, separadas las claras de las yemas.
* 250 ml de café solo fuerte o preparado instantáneo.
* Un chorrito (al gusto) de Amaretto, Cognac,... aunque el tiramisù original lleva Vino de Marsala.
* Cacao en polvo sin azúcar para espolvorear.
* Una pizca de sal.


ELABORACIÓN
Mano de obra

Es fácil, fácil y rápido rápido. Bueno, rápido de hacer que no de comer, porque hay que dejarlo reposar en la nevera unas horas. Empezamos!

* En un bol, batimos las 6 yemas con la mitad del azúcar glas hasta que blanqueen.




* Agregamos el queso mascarpone y batimos a velocidad baja para que se incorpore el queso.



* En otro bol, ponemos las claras con el resto del azúcar glas y batimos, agregando una pizca de sal para que la claras monten a punto de nieve. Tampoco las queremos para merengue, pero que blanqueen y se mantengan bien.





* Mezclamos ambas cremas. Costará un poco porque la crema de queso es densa. Lo hacemos con moviemientos lentos y envolventes para no perder el aire de la crema.






* En un plato hondo, ponemos el café y lo mezclamos con el licor elegido (yo puse un chorrito de Cognac pero, a gusto del consumidor, debería llevar vino de Marsala o quizás Amaretto).




* Mojamos los bizcochos en el café, de manera que empapen pero que no se requetemojen, es decir, deben estar manipulables. Cubrimos la base de nuestra fuente.


 
* Ponemos una capa bien gruesa de crema de mascarpone.




* Espolvoreamos generosamente con cacao con el colador. Sin miedo, que eso luego se absorbe.




* Volvemos a repetir la operación: mojar bizcochos, colocar bizcochos, capa de crema y cacao bien generoso.

* Cubrimos con papel de aluminio o film transparente y refrigeramos por unas 3 horas y ya se puede comer, con el puntito durito.  Si el cacao se ha oscurecido por la humedad (que siempre pasa) podéis volver a espolvorear y decorar vuestro postre artísticamente.




Espero que os guste la receta y si la hacéis o queréis comentar algo siempre podéis hacerlo dejando un comentario aquí en el blog, por Facebook el grupo "Cocina Para Dummies", en Twitter en @wcupcakefactory o en Instagram wwwendoline. Muchas gracias por seguirme!!! 

15 de diciembre de 2013

¿Y Qué CoCiNo eSTaS NaViDaDeS?

Ya llegó la Navidad y yo.... ¿Qué cocino estos días?

Sí, queridos amigos, todos los años las mismas historias. Llegas con mucho o poco tiempo y al final, siempre hacemos mil platos, gastamos un montón de dinero y terminamos todos empachados...

Pues desde aquí, os proponemos unas de las tantas recetas que ya hemos hecho otros años por Navidad y que da buen resultado en poco tiempo. Sí, para que os preocupéis más de qué poneros, cómo maquillaros (el o la que se maquille), cómo peinaros y de envolver los regalitos que vais a repatir estos días... ¿preparados?


ENTRANTES Y APERITIVOS

Nada mejor que recibir a vuestros invitados con un pisquilabis molón, que no os vaya a llevar la vida en ello, ¿no?

Por ejemplo, os propongo a parte del plato de jamón serrano y quesito, que no puede faltar (soy adicta al jamón serrano, sí, lo confieso!):


* Unas tostas con pimientos caramelizados: que a parte de ser super aparentes y hacer unos buenos canapés pues se pueden dejar preparados con antelación (unos cuantos días antes) y simplemente haya que montarlos unas horas antes de que lleguen los invitados.




* Unos vols-au-vent variados: o lo que es lo mismo, otra manera de presentar los canapés. Los rellanáis de lo que tengáis, ya sean los pimientos de arriba, jamón serrano o lo más mundano que ande por la nevera.




* Unos trocitos de queso Camembert frito con mermelada de arándanos: Esto es garantía de éxito asegurado y sólo requiere dejar el queso empanado antes de recibir a los invitados, freír en un pis-pas (o incluso dejarlo frito) y luego darle un toque de calor... o quizás, unas croquetas de toda la vida!





Para ver más recetas o que se os ocurran a vosotros podéis echar un vistazo a nuestro ReCeTaRio.



PLATOS PRINCIPALES



Reconocedlo: un cóctel de gambas, un cordero o una lubina y un postre más turrones y demás, ya está muy visto. Aparte de que eso para cenar, a menos que uno sea Chuck Norris, al día siguiente (o la misma noche) estás muerto con una acidez del copón. Reinventémosnos por cuatro duros señores, que estamos en "crisis".


PRIMER PLATO

* Una ensalada de canónigos con una vinagreta de fresas o una ensalada de canónigos con queso de cabra, frutos secos y aliño de miel y vinagre balsámico de Módena: ambas ligeras, a la par que elegantes y muy ricas. Es el toque agri-dulce de la cena sin propasarnos con el ácido úrico del marisco.




* O bien, si hace un frío que pela ahí fuera y el temita de la ensalada os parece muy "tropical" pues siempre podemos recurrir a una crema de espárragos, o de calabacín o cualquier verdura que se deje cocinar y sea digestiva. Es conveniente echar algo "verde" encima para que luego la vaca que os comáis no se sienta sola y desamparada ahí dentro...




SEGUNDOS PLATOS

* De plato fuerte podemos irnos a lo sencillo. Si te gusta la carne te recomiendo este solomillo de cerdo a la miel y mostaza de Dijon que se hace en 40 minutos al horno sin apenas mano de obra...




* Que no te gusta el solomillo y eres más de cinta de lomo ibérico. Pues nada, aquí te dejo una receta para hacerlo a la naranja y decirle a tus invitados que es "cerdou a l'orange" (leer con marcado acento francés para hacerlo más elegante y sofisticado!).




* Pero si quieres ir en un plan más económico e igualmente quedar de 10, Mercadona ofrece los famosos "rellenitos" que se hacen en un pin-pan-pum (toma-Lacasitos) y quedan muy resultones:




* Y si lo que te gusta es el pescado, pues idem, vamos a lo sencillo que no queremos toda la casa oliendo a pescadilla para cuando lleguen los invitados. Basta con cocinar cualquier pescado al horno con esta sencilla receta, adaptando el tiempo de horno al grosor del pescado elegido.




* Y si no te gusta, ni la carne ni el pescado, pues vete a un risotto. Aquí hemos hecho prácticamente de todos (de col rosada, con setas,...) pero mi favorito es el risotto con queso Gorgonzola y Pera. Sí, suena raro pero la combinación es super elegante y sofisticada para una cena navideña. Si le quieres dar el puntazo "chic" compra foie (del bueno, eh?) y pásalo por la plancha caliente para que se ase mínimamente quedando crujiente su superficie... se le pone de adorno por encima al risotto de antes (o cualquier otro) y....  tus invitados estarán alabándote el gusto por décadas!!!!!




 * Y finalmente, para los que digan... es que a mí el arroz, ni fú ni fa. Pues, qué tal si variamos un poquito y hacemos cordero (tan típico de Navidad) con cous-cous y pimientos...





POSTRES

Sí, mi momento favorito.... no puedo elegir, eso os toca a vosotros de la gran variedad que os hemos ido presentando durante estos dos años del blog. Unas recomendaciones, en función de vuestro saque...


* Algo LIGERITO: una copa de nuestras Peras Agazpachadas que no es otra cosa que un smothie de pera con menta y si uno quiere dadas las fechas le puede echar un lingotazo de lo que sea dentro (léase ron blanco, mojito, cava, champán,....). Obviamente, yo le cambiaría la decoración tan de chiringuito de playa, a menos que estéis en Tenerife como yo que seguro que estas Navidades vuelve a hacer calor....




* Un pastel de frutas sobre hojaldre y crema pastelera (que fue lo que hice yo el año pasado) y que es ligero y se puede preparar con tiempo de antelación y dejarlo en la nevera hasta una hora antes de consumirlo...



* Una tarta de queso chocolateada (sí, es para morirse de buena y pesada) pero también la podemos hacer hasta un día y medio antes y estará de lujo la cena de Nochebuena...



* Un mousse ligero de limón / cava (cada cual que lo aderece con lo que mejor le venga)...



* O si tenéis aún estómago, unos cupcakes de turrón de Jijona o unos decorados con arbolitos de Navidad (eligiendo el sabor de los bizcochos a vuestro antojo de nuestro amplio recetario).






En todo caso, elijáis lo que elijáis, espero que lo paséis estupendamente
que cocinéis mucho pero que limpiéis poco la cocina 
y que Papá Noel o los Reyes o quien sea
os traiga muchos regalitos, salud y felicidad



¡¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!!