31 de marzo de 2013

MaGDaLeNaS De SiRoPe De aRCe Y NueCeS

INTRODUCCIÓN HISTÓRICA
La magdalena canadiense...
 
Hoy el protagonista de esta receta es un gran desconocido para el común de los mortales: el sirope de arce. Y tengo que reconocer que ni yo tengo ni la más remota idea de cuándo fue la primera vez que oí hablar de él... la cosa es que sí recuerdo conversaciones de despacho sobre el susodicho... en fin, lo mío es memoria selectiva y que se quite todo lo demás!!!

Para los que no sepáis lo que es el sirope de arce (también conocido como jarabe de maple) pues os diré que es un líquido no muy denso, del color de la miel y muy dulce que se obtiene de la savia del arce (no el animal, sino el árbol) tras hervirla para que pierda agua y gane espesura. Su mayor productor es Canadá (de hecho la bandera de Canadá tiene una hoja de arce como símbolo) y resulta bastante carillo, pero si tenemos en cuenta lo que cunde y que para producir un litro de sirope de arce se necesitan 40 litros de savia del árbol en cuestión, aparte de horas y horas para que quede tan delicioso pues... se entiende.

¿Qué dónde se compra eso? Pues nosotros lo conseguimos hace tiempo en el Corte Inglés en una jarrita de cristal de la marca Vertmont que es monísima, de hecho estoy pensando guardarla cuando se me gaste completamente y meter ahí quién sabe qué o hacer con ella alguna manualidad para decorar la cocina... todo es ponerse.



Bueno, pues la cosa es que el arce combina estupendamente con las nueces así que aquí os dejo una recetilla la mar de apañada para una merienda o desayuno super nutritivo: unas ricas magdalenas de sirope arce y nueces, que son dulces sin llegar al empalago y super esponjosas. Vamos, recién hechas se comen a pares. Espero que os gusten!!!


¿QUÉ NECESITAMOS PARA ESTA RECETA?
La infraestructura
 
Para elaborar 12 deliciosas magdalenitas, necesitaremos:

* Dos cuencos.
* Un batidor manual.
* Un colador grande para tamizar.
* Papelitos para magdalenas.
* Cuchara o dispensador de helados para repartir la masa.
* Cuchillo afilado.
* Tabla de cortar.
* Horno.
* Rejilla.

INGREDIENTES
Los materiales de construcción
 
Para elaborar una docena de magdalenas necesitaremos:
 
*  70 gramos de mantequilla derretida.
*  60 gramos de azúcar moreno.
*  3 cucharadas soperas de azúcar avainillado.
*  60 ml. de jarabe de arce.
*  2 huevos L.
*  120 gramos de harina de trigo.
*  1 cucharita de levadura en polvo.
*  1/4 cucharadita de sal fina.
*  2 cucharadas soperas de leche.
*  Un puñado generoso de nueces picaditas (no muy finas).
*  Nueces para adornar.

ELABORACIÓN
Mano de obra

* Derretimos la mantequilla en el microondas hasta que quede a medio derretir y con trozos aún sólidos pero blanditos. Batimos para igualar la textura.


* Añadimos el azúcar moreno y el azúcar avainillado y batimos hasta que se forme una pasta más o menos homogénea.


* Sin dejar de batir, añadimos el sirope de arce y seguimos dale que dale.


* Añadimos los huevos uno a uno y cuando esté todo homogéneo reservamos.



* Tamizamos la harina junto con la levadura y agregamos la pizca de sal.





* Mezclamos la crema de sirope con la harina y las dos cucharadas soperas de leche (un chorrito en el argot) y mezclamos hasta que esté todo bien integrado pero no os paséis batiendo porque sino luego os quedarán duras las magdalenas. Avisados estáis.




* Dejamos la masa reposando (dentro del frigo si es verano) y entre tanto picamos las nueces. Yo lo he hecho con un cuchillo afilado y una tabla de cortar. Si no os gusta encontrar tropezones muy gordos dentro de las magdalenas, pues a la picadora.


* Finalmente agregamos las nueces a la masa y revolvemos para integrar todo.


* Precalentamos el horno 10 minutos a 170º y entre tanto repartimos la masa por los papelitos coronándola con una nuez para decorar (apretándola un poquito hacia dentro pero dejándola en una posición coqueta). Podréis ver que sigo usando los moldes autofabricados con flaneras desechables y de verdad que para mi mini-horno me siguen haciendo el apaño fantásticamente.


* Horneamos las magdalenas durante 20 minutos (echad un ojo al final no se os vayan a quemar que cada horno es un mundo!!!).

* Tras sacarlas del horno y pincharlas para ver si están bien hechas, dejamos enfriar un minuto en el molde y las sacamos para que se terminen de enfriar sobre la rejilla. Esto es importante porque si las dejáis más tiempo de la cuenta en el molde se les pueden despegar los papelitos por el exceso de humedad. Por cierto, tengo que decir que estos papelitos me están sorprendiendo mucho porque han salido super buenos: ni se empapan de grasa, ni se transparentan, se despegan fenomenal... y encima los he comprado al por mayor (de 200 en 200) en Makro por 1 euro y algo!!! Que de verdad, que también he comprado papelitos carísimos y super monos de la muerte y me han salido malísimos y super feos después de hornear. Triunfazo con los papelitos!!!!


* Y ya está, una vez frías, se comen solas o acompañadas con un cafelito o con un zumo... el desayuno o la merienda ideal!!!





Espero que os guste la receta y si la hacéis o queréis comentar algo siempre podéis hacerlo dejando un comentario aquí en el blog, por Facebook eel grupo "Cocina Para Dummies" o en Twitter en @CocinaDummies. Muchas gracias por seguirme!!!