13 de enero de 2013

MaGDaLeNaS De CaFé, CaCao Y CHoCoLaTe BLaNCo

INTRODUCCIÓN HISTÓRICA
Azúcar en vena...
 
Golosos del mundo... he aquí mi última creación. Esto no es una magdalena, esto es un "monstruo" que si lo dejamos anda, habla y hasta te explica la teoría de la relatividad general!!!! Una mega-magdalena de cacao aromatizada con café, rellena con chocolate blanco y por si aquella pobre magdalena desvalida tuviera ya pocas calorías encima lleva un glaseado multicolor adornado con bolitas y corazoncitos... yo me he comido una y juro, que el resto las regalo porque están demasiado buenas y eso que a mí el café, ni fú, ni fá.




¿QUÉ NECESITAMOS PARA ESTA RECETA?
La infraestructura
 
Para elaborar este crimen calórico, necesitaremos:
 
* Un par de cuencos grandes.
* Una varilla manual.
* Una cuchara grande.
* Colador para tamizar.
* Tabla para cortar y cuchillo o bien un rallador (el mío murió en combate recientemente).
* Vaso para medir líquidos.
* Báscula de alimentos.
* Una cafetera italiana o similar.
* Horno.
* Rejilla para dejar enfríar las madgalenas.

Además,
 
*  Cápsulas para hornear magdalenas, o en su lugar
*  Moldes de silicona para magdalenas.

¿Habéis visto que chulis las cápsulas?

INGREDIENTES
Los materiales de construcción
 
Para esta receta "hipercalórica" necesitamos:
 
* 250 gr. de harina de maíz.
* 2 cucharadas soperas de cacao en polvo.
* 2 cucharaditas y media de levadura en polvo Royal o similar.
* 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico.
* 1 huevo.
* 130 gr. de azúcar.
* 1 cucharita de postre de aroma de vainilla.
* 80 ml de aceite de girasol.
* 2 yogures naturales.
* 75 ml de café fuertecito.
* 100 gr. de chocolate blanco para postres.
* Café molido al gusto.


Más en detalle, por ejemplo, la vainilla que ya la hemos conseguido en cantidades industriales:



Y el cacao puro Valor que ya os sonará de otras recetas de magdalenas:


Para el glaseado, hemos usado:

* 150 gr de azúcar glas.
* Un par de cucharitas de postre de agua.
* Una "chispa" de aroma de vainilla.
* Colorantes alimenticios.

Además, para terminar la decoración usamos:

* Corazoncitos de azúcar.
* Bolitas de azúcar.


ELABORACIÓN
Mano de obra


* Ponemos una cafetera al fuego para hacernos un café fuerte, yo hoy lo he puesto con la dosis justa para despertar momias. Una vez que esté listo lo dejaremos enfriar, no creo que sea buena idea agregarlo muy caliente al huevo y resto de elementos líquidos.


* Rallamos con ayuda de un rallador o sino con un cuchillito bien afilado y una tabla de cortar, el chocolate blanco. Deben quedar trocitos no muy gordos y virutillas. Reservamos.


* Precalentamos el horno a 180º C. Entre tanto, vamos tamizando la harina en un cuenco mediano, junto con las cucharitas de cacao en polvo, las cucharitas de levadura en polvo y el bicarbonato. Revolvemos bien para que la mezcla quede lo más homogénea posible.




* Por otro lado, en otro cuenco vamos batiendo el huevo e incorporándole el azúcar hasta que quede
más o menos homogéneo.


* Agregamos a la mezcla anterior la vainilla, el aceite, los dos yogures y el café. Quedará una mezcla bastante líquida.






* Ahora agregamos la mezcla de harina al cuenco del huevo  (and company) y revolvemos bien con una cuchara grande hasta que todos los componentes formen una masa (suelta) y homogénea. No os debe quedar con la consistencia de los muffins (que eso llega a un punto que parece cemento armado) sino más fluida y aireada.




* Vamos a rellenar ahora las cápsulas. Yo he leído por ahí maneras y maneras de hacerlo y hoy como tenía masa suficiente las he hecho todas y así puedo opinar cuál me parece mejor.

MODO 1: Poner una cápsula a secas con la masa.

RESULTADO: Bueno, dependiendo de la calidad y consistencia del papel (éstas son de una marca carilla) la magdalena puede quedar "espanzaurrada" o no. A mí, con las cápsulas buenas se me ha vuelto renegada la magdalena luego, por mi experiencia, NO LO RECOMIENDO y por eso en esta ocasión he evitado usarlo a menos que fueran magdalenitas de pequeño tamaño como éstas de "prueba".

Esta magdalenita está hecha en cápsula de trufa
y la parte de arriba tiene el chocolate blanco
en la superficie aunque mejor dentro


MODO 2: Usar, las cápsulas de papel dentro de moldes de aluminio o de silicona.

RESULTADO: Hombre, mal mal no quedan pero con el peso, las cápsulas se hunden y quedan unas magdalenas muy antinaturales con pliegues extraños y con una forma de panetone en miniatura que no me gusta mucho. Si fuera un porta magdalenas acorde al tamaño (diámetro y altura) de la cápsula sería el método perfecto. No es horrible, pero tampoco es la leche.


MODO 3: Usar 2 cápsulas de papel juntas.

RESULTADO: Dentro de lo que cabe, quedan magdalenas hermosas (se dilatan un poco) y con buena copa, color y consistencia. Este para mí es el mejor método. Veréis los resultados comparados del método 2 y 3 más adelante en foto.
 

 * El rellenado consiste en coger masa con una cuchara y repartirla por las cápsulas. Luego, poner un poco (o un mucho) del chocolate blanco dentro de la masa y volver a cubrir el chocolate blanco con la masa, no sobrepasando 2/3 de la altura de la cápsula.

 Aunque aquí no se vea, encima del chocolate
va otra cucharada de masa y luego alisamos la 
superficie

* Hornearemos las magdalenas (sin abrir el horno, porque se bajan) durante 20-25 minutos, dependiendo de cada horno a media altura a 180º.

 Ahí se ven todas las modalidades, magdalenas en cápsulas
pequeñas, con molde de silicona, de aluminio, doble 
cápsula... y yo de fondo con cruce de pierna "sexy"
por decir algo!!!

* Una vez horneadas, las dejaremos reposar durante 5 minutos (si están hechas en moldes de silicona o metálicos) y luego las sacaremos y las pondremos sobre una rejilla para que se enfríen y no se queden húmedas.

 Aquí se observa el efecto "espachurrado"
del molde de aluminio sobre la magdalena

 Y éste es el efecto "doble cápsula"
es decir, salen más grandes, pero a la vez
más bonitas y redonditas

* Durante el reposo vamos a hacer el glaseado. Para ello situaremos la mitad del azúcar glass en un bol o cuenco pequeño y le agregaremos una cucharada de agua y un poquito de vainilla. Amasaremos incorporando el azúcar glas. Notaréis que se forma una pelota, si ésta fuera demasiado densa añadiremos un poquito más de agua de manera que la consistencia nunca sea muy líquida. Bueno, si nos pasamos de agua pues ponemos más azúcar y se soluciona.

 El agua lo ponemos poquito a poco

Así debe quedar de consistencia 

* Una vez obtenida la consistencia deseada (luego al enfriar un poquito se secará dando lugar a una costrita un poco dura y crujiente) añadiremos una gotita de colorante alimentario al gusto. Removemos para que se incorpore bien y dejaremos reposar un poquito.


Éste es el glaseado "rosa", también lo hice amarillo y 
luego del rosa pasé al violeta añadiendo azul (muy poquito)
y del amarillo al verde añadiendo un poquito de azul

Aquí el glaseado amarillo-avainillado

* Cuando las magdalenas se enfríen bien (porque si no el glaseado puede escurrirse con el calor), decoraremos las magdalenas con un poquito de glaseado y antes de que seque pondremos los adornos de azúcar (corazones, bolitas, fideos,...).

 Glaseado lila con bolitas

 Glaseado amarillito con bolitas


 Glaseado amarillito con corazones

Glaseado verdecito con bolitas y corazones

Y finalmente las "magdalenas de doble cápsula"
las espolvoreamos con azúcar glas y las
glaseamos mínimamente y decoramos al gusto

* Y las combinaciones son muchas... a vuestro gusto.




Éste es el resultado obtenido en nuestro caso, en principio, aplicable a cualquier magdalena aunque tenéis que tener en cuenta que el glaseado añade MUCHÍSIMA azúcar al dulce así que la capa debe ser fina para que no os dé un patatús de tanta azúcar. Eso sí, el olor es riquísimo y el colorido las hace muy muy apetecibles!!!!


 
Espero que os guste la receta y si la hacéis o queréis comentar algo siempre podéis hacerlo dejando un comentario aquí en el blog, por Facebook eel grupo "Cocina Para Dummies" o en Twitter en @CocinaDummies. Muchas gracias por seguirme!!!