5 de mayo de 2014

TaRTaLeTa De FReSaS

INTRODUCCIÓN HISTÓRICA
Una de tartas sureñas...

Desde que volví de Estados Unidos el año pasado llevo dándole vueltas a la idea de hacer este pastel. Es de lo más sencillo y resulta útil para aprovechar cualquier fruto rojo que esté a punto de ponerse pocho (aunque también melocotones o manzanas aunque con otra condimentación) del estilo de fresas, arándanos, moras,... Es más, cuanto más madura esté la fruta, menos azúcar es necesario añadir y mejor será el resultado a la hora de hornear. Espero que os guste, esta gran tartaleta, que también podéis hacer en tamaño mini usando por ejemplo, los moldes múltiples para cupcakes. Ya nos contaréis si os atrevéis a hacerla cómo os queda.

Por cierto, habréis notado que la frecuencia de actualización del blog ha bajado sustancialmente. Eso es efecto de habernos mudado hace poco de casa (habréis visto en los vídeos que ya la cocina no es la misma), y de paso de estar escribiendo una tesis y estar a punto de irme de estancia otra vez. Cuando pase todo el huracán de papeleo, estancias, etc, etc volveremos a la carga con más recetillas más frecuentemente!
 



¿QUÉ NECESITAMOS PARA ESTA RECETA?
La infraestructura
 
 Para elaborar esta receta, necesitaremos:
 
* Una fuente baja de borde rizado metálica, de unos 27 cm de diámetro.
* Tabla de cortar.
* Cuenco grande.
* Cuchillo.
* Cuchara de palo.
* Rodillo.
* Horno.
 

INGREDIENTES
Los materiales de construcción

Vamos a necesitar, para un pastel grandecito:
 
* 750 gr. de fresas maduras (no pochas, pero maduras).
* 2 cucharadas soperas de maizena.
* 4 cucharadas soperas de azúcar glas (o icing sugar).
* 2 cucharadas soperas de zumo de limón.
* 1 hoja de masa brisa o masa quebrada.
* 30 gr. de mantequilla cortada en pequeños taquitos.

Opcionalmente,

* Gelatina de recubierta de tartas o, en su defecto, mermelada de melocotón o fresa.




Nota SoBRe LoS ingredientes

* Como os comenté en la receta anterior, la masa brisa o masa quebrada no es lo mismo que el hojaldre. Si no encontráis esta masa podéis usar hojaldre pero teniendo en cuenta que hay que pincharlo con un tenedor repetidas veces para que la masa no suba. La masa quebrada no se hincha como el hojaldre al cocerla por lo que es adecuada para este tipo de pasteles.

* La gelatina de recubierta de tartas no es la que se compra en polvitos. Es una gelatina especial que viene en estado gelatinoso-sólido y que hay que calentar con un poquito de agua para que coja estado más fluido. Acto seguido se pintaría la tarta y menos de 5 minutos ya estaría sólida y perfecta sobre nuestra tarta. Este tipo de gelatinas se compra en tiendas o distribuidores especializados en porciones variables. Tened en cuenta que se vende en cubos de 25 kilos; claramente, hay que partirla y envasarla en cantidades más "domésticas".

ELABORACIÓN
Mano de obra

* Precalentamos el horno a 200º C con calor de arriba y abajo (sin ventilador).

* Entre tanto, picamos las fresas en pequeños dados.



* Ponemos las fresas en un cuenco y añadimos el zumo de limón, repartiéndolo bien.






* Acto seguido, añadimos la maizena y revolvemos. Añadimos maizena (o tapioca) para que los líquidos al enfriarse la tarta cuajen y quede sólida y rica rica.




* Cuando la maizena esté bien integrada añadimos el azúcar glas y dejaremos a las fresas macerando a temperatura ambiente unos 15 minutos. A ver, 15 minutos o hasta que suelten líquido. Ahora mismo en Sevilla hace un calor tremendo para esta época del año, así que dependiendo de la temperatura en vuestra cocina, la maceración puede llevaros de 15 a 60 minutos.




* Estiramos la masa brisa sobre una superficie lisa con un rodillo dejándola bien fina. La colocamos sobre el molde, adaptándola con los dedos y recortando los sobrantes. No los tiréis!!!




* Con los sobrantes, haremos un churrillo, que con ayuda del rodillo extenderemos. Cortamos finas tiras para la decoración de la tarta.

* Horneamos la base durante 5 minutos hasta que se dore un poquillo. Ojo, que aunque la masa brisa no tiene por qué subir, puede hincharse por zonas. No os preocupéis con el peso de las fresas luego bajará.

* Finalmente, colocamos sobre la masa brisa las fresas maceradas (con el líquido), ponemos las tiras haciendo una rejilla y sobre ésta ponemos los taquitos de mantequilla. Sé que lo de la mantequilla se ve totalmente antiestético y super graso, pero le da el toque a la tarta. Si no os convence del todo, podéis pintar la masa con huevo.






* Horneamos hasta que se dore por la parte alta la masa y gratinamos un poquillo al final para conseguir el efecto tostado. Debe llevaros de unos 10 a 15 minutos en el horno.






* Ahora, basta con mezclar un poco de agua y mermelada (yo usé de melocotón) y barnizar la parte que tiene fresas, pero no la masa tostada. 
 
 
 
 
 
* Dejaremos enfriar, porque si la cortáis recién hecha se va a deshacer. Podéis incluso refrigerarla un poco y cuando esté tibia servirla con helado de vainilla. 

Y nada más, sólo queda esperar a que cuaje (si es que podéis) y devorarla en nanosegundos!!!!




Espero que os guste la receta y si la hacéis o queréis comentar algo siempre podéis hacerlo dejando un comentario aquí en el blog, por Facebook el grupo "Cocina Para Dummies", en Twitter en @wcupcakefactory o en Instagram wwwendoline. Muchas gracias por seguirme!!!