18 de febrero de 2015

CRoQueTaS De eSPiNaCaS Y QueSo De CaBRa

INTRODUCCIÓN HISTÓRICA
Alquimia a nivel croquetero...

Hace tiempo que andaba yo tras una buena combinación croquetera que llevara espinacas y hoy, por fin, he dado con ella!!! No quepo en mí misma de tanto gozo porque hoy, por fin, me ha quedado la bechamel en el punto ideal y al freírlas han quedado crujientitas por fuera y super cremosas por dentro y, lo más importante, sabrosísimas. Vamos, que parece que estoy hablando de las croquetas de otra persona o que no tengo abuela... pero sí, son mías y han quedado buenas, qué le vamos a hacer!!! ¿Qué? Comerlas a docenas!!!!






¿QUÉ NECESITAMOS PARA ESTA RECETA?
La infraestructura
 
 Para elaborar esta receta, necesitaremos:
 
* Tabla de cortar y cuchillo.
* Dos sartenes grandes.
* Una fuente de cristal amplia.
* Papel film transparente.
* Espátula de madera.


INGREDIENTES
Los materiales de construcción

Vamos a necesitar, para unas 30 croquetas (aproximadamente):
 
* 300 gramos de espinacas frescas.
* 1 cebolla grande.
* 1 diente de ajo.
* 100 gramos de harina de trigo.
* 450 ml. de leche templada.
* 30 gramos de mantequilla sin sal.
* Medio rulo de queso de cabra.
* 2 huevos.
* Pan rallado y harina para empanar.
* Aceite de oliva.
* Sal al gusto.
 
Opcional, unos piñones picaditos.
 
 
 

ELABORACIÓN
Mano de obra

* Empezamos pelando y troceando finamente el diente de ajo y la cebolla. Es importante partirlo todo en trocitos muy pequeñitos para no encontrarlos luego dentro de la croqueta.




* Seguimos pochando la cebolla y el ajito con un poco de aceite de oliva, a fuego medio.




* Por otra parte, en otra sartén con un par de cucharas de aceite de oliva vamos pochando a fuego medio-bajo las espinacas. Simplemente queremos reducir su tamaño y cocinarlas hasta que estén blanditas. Bastará con unos 5 minutos removiendo de vez en cuando.


No os asustéis si al principio parece
que son muchas espinacas...


 ... que luego se quedan en nada!!!

 
* Una vez que la cebolla está pochada (y transparente) añadimos 15 gramos de mantequilla sin sal a la misma y la removemos para que se mezcle bien con todo.




* Acto seguido, tamizamos la harina, la añadimos a la cebolla y mezclamos todo bien durante un par de minutos para que la harina se cocine bien, quedando una masa muy grumosa.




* Ahora añadimos poco a poco la leche, mezclando bien de manera que nos quede una bechamel espesa como se ve en la foto.






* Ahora añadimos las espinacas mezclando todo bien durante un par de minutos. Ojo que va a costar un poquito!!!







* Finalmente, añadimos el queso de cabra (sólo la parte interior del queso, no la corteza) y mezclamos bien.




* Extendemos la masa bien en una fuente de cristal amplia y para que no se haga costra en la parte superior pasamos un poquito de mantequilla cuando aún está la masa calentita. Cubrimos con film transparente y dejamos enfriar (para que se endurezca) durante un par de horas o una noche.







* Y ya sólo queda darle forma a las croquetas. Para ello, con la ayuda de dos cucharas, vamos haciendo bolitas y rebozándolas en harina (levemente, simplemente para que no se nos peguen a las manos y sea más fácil darles forma), pasándolas por huevo y finalmente por pan rallado.






* Freímos y disfrutamos este manjar!!!!!









* Y el apecto tras freír las croquetas es el siguiente...




* Y por dentro quedan súper cremosas!!!!




 
Espero que os guste la receta y si la hacéis o queréis comentar algo siempre podéis hacerlo dejando un comentario aquí en el blog, por Facebook el grupo "Cocina Para Dummies", en Twitter en @wcupcakefactory o en Instagram wwwendoline. Muchas gracias por seguirme!!!

No os olvidéis de pasar por nuestro canal de YouTube
¡¡¡Aquí un ejemplito de vídeo que podéis encontrar!!!