15 de noviembre de 2014

BiZCoCHo De ZaNaHoRia Y CaLaBaCíN a La CaNeLa

INTRODUCCIÓN HISTÓRICA
Otro bizcocho con verdurita camuflada...

Un bizcocho de zanahoria hace unos cuantos años nos hubiese llamado la atención porque eso de meter verduritas a un bizcocho... ummm, quizás no sonaba a algo rico. Sin embargo, con la moda de los cupcakes el famoso "carrot cake" entró con fuerza en España.

La apatía de la gente por este tipo de bizcochos con verdura creo yo que radica en que tenemos muy asociadas las palabras "verdura" y "salado". Y vaya que sí, si oímos calabacín sólo pensamos en purés, sopas, pistos y otro tipo de guisos con esta verdura. Pues no. Hoy os traigo un bizcocho sencillo, agradecido y que encima aguanta días fresco (bien tapadito, claro está) sin mucha parafernalia. Y si no tienes calabacín, mientras que como dice el truco "la verdura no huela al guisarla", puedes triturarla y usarla en tu bizcocho. Inventa un poquito, que seguro, sale rico!!!!





¿QUÉ NECESITAMOS PARA ESTA RECETA?
La infraestructura
 
 Para elaborar esta receta, necesitaremos:
 
* Tabla de cortar y cuchillo o pelador.
* Procesadora de alimentos (picadora).
* Cuenco grande. 
* Batidora manual o eléctrica de varillas.
* Lengua de gato.
* Molde desmontable.
* Horno.
 

INGREDIENTES
Los materiales de construcción

Vamos a necesitar, para un bizcocho mediano:
 
* 175 gr. de harina de trigo (más algo extra para enharinar el molde).
* 100 gr. de azúcar blanquilla.
* 3 huevos XL (muy grandes o 4 grandes).
* 75 gr. de mantequilla en punto de pomada.
* 4 cucharadas grandes de coco (unos 30 gramos).
* 2 zanahorias grandes.
* 1 calabacín mediano.
* 11 gramos de levadura en polvo (2/3 partes del sobre que veis).
* Canela en polvo al gusto.

Opcionalmente,
*  Un puñadito de pasas (como hay gente a la que no les gustan, mejor que cada uno elija).




Y si queréis glasearlo por encima ya que el bizcocho no es excesivamente dulce:

* Zumo de medio limón.
* Azúcar glas a demanda.
* Una pizca de canela al gusto.





ELABORACIÓN
Mano de obra

* Precalentamos el horno a 180º C con calor de arriba y abajo (sin ventilador).

* Engrasamos y enharinamos el molde y lo dejamos reservado.






* Comenzamos lavando muy bien las zanahorias y el calabacín. Esta receta se puede hacer pelando o sin pelar la verdura. Yo he pelado las zanahorias pero no el calabacín para no perder las vitaminas de la piel y sobre todo, su fibra.




 * Cortamos en trozos medianos y los trituramos en la procesadora de alimentos hasta que queden como veis en la foto.








* Ponemos la mantequilla en punto de pomada, ya sabéis, si está del tiempo no hace falta hacer nada. Si está de la nevera, le damos unos 10 segunditos en el microondas y mezclamos las partes duras y frías con las más calientes y derretidas hasta que tome consistencia de crema (como la crema hidratante).




* En un bol batimos los tres huevos con el azúcar a velocidad alta con nuestra batidora de varillas hasta que espume (5 minutos).









* Añadimos la mantequilla y seguimos batiendo.




*  Añadimos el coco, la zanahoria y el calabacín triturado y seguimos mezclando con la batidora eléctrica. Veréis que se os hace un poco masacote y difícil de mezclar, pero seguimos.






* Tamizamos la harina, levadura y canela con ayuda de un colador sobre nuestra mezcla y continuamos batiendo con una espátula de goma o lengua de gato.






* Si nos decidimos por agregar también pasas, las enharinamos muy levemente y las agregamos a la mezcla.




* Vertemos el contenido del cuenco en nuestro molde, igualamos la superficie con ayuda de la espátula de goma y llevamos al horno durante 30 minutos (aproximadamente, todo depende del horno) a 180º C.




* Mientras tanto si nos decidimos por hacer el glaseado mezclamos el zumo del medio limón con suficiente azúcar glas de manera que nos quede una masilla un tanto espesa. Añadimos canela al gusto y reservamos en una manga pastelera desechable para luego decorar el bizcocho.






* Tras el horneado, éste es el aspecto del bizcocho.




* Esperamos que se entibie para desmoldarlo y vertemos el glaseado haciendo finas líneas o cubriéndolo totalmente. Este glaseado dará un punto agridulce a la parte superior del bizcocho, que de por sí no es muy dulce en su interior.

 
 
* Y aquí os enseño el interior, como véis queda con los colores de las verduras y está increíblemente húmedo, por eso dura tantos días fresco. Es lo que tiene la verdura: vitaminas, humedad y mucha fibra.
 
 
 
 
Espero que os guste la receta y si la hacéis o queréis comentar algo siempre podéis hacerlo dejando un comentario aquí en el blog, por Facebook el grupo "Cocina Para Dummies", en Twitter en @wcupcakefactory o en Instagram wwwendoline. Muchas gracias por seguirme!!!