27 de febrero de 2014

PaSTeL De ToMaTeS Y PeSTo

INTRODUCCIÓN HISTÓRICA
El tomatito es el protagonista...
Sí, esto es una "tomato tart", una especie de pastel de tomates con queso y pesto.... bueno, habrá quien diga que esto es una pizza con base de masa quebrada. Y lo admito, parecer lo parece. Pero no lo es.  ¿Qué de dónde me invento yo estas cosas? No me las invento, resulta que el verano pasado durante mi estancia en Tuscaloosa tuve la suerte de probar una de estas tomato tarts preparada con tomates sureños de muchos colores (amarillos, verdes y rojos!!!).
Pues ahí os dejo la recetilla, que es ligera (dependiendo de la proporción de queso y verdura que le pongáis) y sirve como complemento para una cena o almuerzo campero o como entrante de una comida un poco más copiosa. Si sois amantes del queso y el pesto, seguro que os gustará!!!




  
¿QUÉ NECESITAMOS PARA ESTA RECETA?
La infraestructura
 
 Para elaborar esta receta, necesitaremos:
 
* Una fuente baja de borde rizado de cristal apto para horno (o metálica), de unos 27 cm de diámetro.
* Tabla de cortar.
* Cuchillo.
* Rodillo.
* Papel absorbente de cocina.
* Horno.
 

INGREDIENTES
Los materiales de construcción

Vamos a necesitar, para un pastel grandecito:
* 1 hoja de masa quebrada fresca.
* 200 gr. de tomatitos cherry.
* 150 gr. de pesto de albahaca.
* 10 rodajas finas de queso de rulo de cabra.
* 200 gr. de queso en hilos para gratinar.
* Un chorrito de aceite de oliva.
* Pan rallado (opcional).
* Hojas de albahaca fresca (opcional, para decorar).





Nota SoBRe LoS ingredientes

* Como os comenté en la receta anterior, la masa brisa o masa quebrada no es lo mismo que el hojaldre. Si no encontráis esta masa podéis usar hojaldre pero teniendo en cuenta que hay que pincharlo con un tenedor repetidas veces para que la masa no suba. La masa quebrada no se hincha como el hojaldre al cocerla por lo que es adecuada para este tipo de pasteles.
ELABORACIÓN
Mano de obra


* Primero vamos a engrasar con un poquito de aceite y con ayuda de una servilleta la fuente donde vamos a hornear el pastel. Simplemente queremos que se engrase pero no excesivamente, así que el resto de aceite que sobre se irá en el papel de cocina.








* Precalentamos el horno a 180º con calor de arriba y abajo.

* Entre tanto, estiramos la masa quebrada para que quede fina y la extendemos sobre la fuente, adaptándola con los dedos a todos los recovecos. Refrigeramos durante 5 minutos.

* Acto seguido, la metemos en el horno durante 5-10 minutos. Lo justo para que se dore la superficie. Esto lo podéis hacer de varias maneras, bien poniendo algo de peso los primeros minutos para que la masa no se vaya a subir y hacer burbujas bajo de ella (porque sin peso encima sí que hace burbujas entre la masa y el recipiente) y luego transcurridos 5 minutos, retirar el peso y seguir dorando. O bien, pinchar con un tenedor la masa un poquito antes de hornearla y una vez en el horno, irla vigilando.

* Por otra parte vamos a picar, el queso de cabra (teniendo cuidado de que no pierda su forma) usando dos cuchillos, uno para cortar y el otro para empujar la rodaja y que salga enterita.




* También lavamos y cortamos en mitades los tomatitos cherry.





* Ahora sólo queda colocar todo: extendemos una buena capa de pesto en la base de la masa quebrada ya dorada.





* Repartimos bien el queso en hilos, el queso de cabra y los tomatitos con el corte hacia arriba. Opcionalmente hay quien espolvorea sobre los tomates algo de pan rallado para que absorba la humedad que desprenden los tomates (si los tomates son muy grandes, éste no era el caso).






* Finalmente, esparcimos otro poco de queso en hilos y decoramos con unas gotas de pesto. Tras hornear también podéis añadirle como decoración unas hojas de albahaca fresca que le da un punto muy bonito a todo esto.




* Horneamos durante 20-25 minutos a 180º con calor de arriba y abajo. Los últimos minutos gratinamos por encima para que el queso se dore. Y ya sólo queda disfrutarlo!!!!








Espero que os guste la receta y si la hacéis o queréis comentar algo siempre podéis hacerlo dejando un comentario aquí en el blog, por Facebook el grupo "Cocina Para Dummies", en Twitter en @wcupcakefactory o en Instagram wwwendoline. Muchas gracias por seguirme!!!



25 de febrero de 2014

QuiQHe De BRóCoLi

INTRODUCCIÓN HISTÓRICA
Brócoli de incógnito...
 
Hola archienemigos de la verdura. Aquí os traigo otra recetilla "sana" a la par que "molona". Me refiero a una quiche (léase "quissh") que no es otra cosa que una especie de pastel salado hecho a base de huevos, un lácteo y lo mejor de todo, lo que le queráis echar dentro. En este caso yo me he decantado por un poco de cebolla y brócoli y el sabor que todo lo mejora, el queso. Sí, cualquier cosa por mala que sea, uno le pone queso y mejora. Demostrado. En el fondo ése era el truco que usaba mi madre para que me comiera los potajes, purés, lentejas,... a todo le ponía taquitos de queso fresco o manchego.
Esta quiche, como la quiche Lorraine que ya hicimos por aquí en su día, tiene la ventaja de que si queréis iros de picnic (de finde o al trabajo) es muy apañada, porque la haces el día de antes y la puedes llevar como si se tratara de una empanada o una pizza, calentarla (o comerla fría) y ya tienes una comida resuelta.
 
 

  
¿QUÉ NECESITAMOS PARA ESTA RECETA?
La infraestructura
 
 Para elaborar esta receta, necesitaremos:
 
* Una fuente baja de borde rizado de cristal apto para horno (o metálica), de unos 27 cm de diámetro.
* Un bol.
* Tabla de cortar.
* Cuchillo.
* Rodillo.
* Sartén.
* Varilla manual.
* Horno.

INGREDIENTES
Los materiales de construcción

Vamos a necesitar, para una quiche grandecita:
 
* 300 gr. de brócoli.
* 1 cebolla.
* 2 cucharadas soperas de aceite de oliva.
* 5 huevos.
* 100 ml. de leche (originalmente, se usa nata o leche evaporada).
* 200 gr. de quesos variados en hilos.
* Una pizca de sal.
* Una pizca de nuez moscada.
* Una pizca de pimienta recién molida.
* Una lámina de masa quebrada o brisa.




Nota SoBRe LoS iNGReDieNTeS

* La masa brisa o masa quebrada no es lo mismo que el hojaldre. Si no encontráis esta masa podéis usar hojaldre pero teniendo en cuenta que hay que pincharlo con un tenedor repetidas veces para que la masa no suba. La masa quebrada no se hincha al cocerla por lo que es adecuada para este tipo de pasteles.

* Esta receta usa leche para que sea más ligera y tenga menos grasas. Ya que el "agente coagulante" de esta receta que hace que todo cuaje es el huevo, la cosa está en que si queréis hacer una quiche más pequeñita con menos huevos, quizás sea mejor idea o (1) cambiar la leche por nata de cocina o leche evaporada que tienen más grasas y colaborarán a cuajar el invento o (2) dejar la quiche cocinando a menos temperatura digamos 170º o así durante más tiempo para que se haga bien por dentro (como si se tratara de un flan, que tiene más leche que huevo y acabar, acaba cuajando) y no se queme por fuera.

 
ELABORACIÓN
Mano de obra

* Precalentamos el horno a 180º C.

* Extendemos la masa quebrada sobre el papel que trae con ayuda de un rodillo para hacerla más fina y adaptarla a nuestro recipiente.



* Engrasamos ligeramente el recipiente de cristal (para que no se pegue) con una servilleta untada en un poquito de aceite de oliva.  A continuación, extendemos la masa quebrada adaptándola a las paredes de la bandeja y recortando el exceso. Refrigeramos hasta el momento de usarla.

 * Ahora vamos a cocinar el brócoli. Concretamente éste lo compramos en casa así, viene en una bolsita cerrado herméticamente y se hace al vapor en su propio jugo al microondas en 5 minutos. Y queda blandito y rico. Sé que hay muchos detractores de meter cosas plásticas en un horno y someterlas al calor. También funciona si metéis el brócoli de la bolsita en un recipiente de cristal con tapa apto para hornos y microondas y le dais el mismo tiempo.






* Por otra parte, picamos bien finita la cebolla y la sofreímos con un poquito de aceite de oliva hasta que esté blandita y un poco marroncita (no quemada).








* En un bol batimos los huevos, añadimos la leche, la sal, la pimienta al gusto y la nuez moscada.





* Ahora sobre la masa quebrada repartimos uniformemente el brócoli.





* Seguidamente le ponemos por encima la cebolla y el queso, igualmente bien distribuido.






* Para finalizar cubrimos con la mezcla de huevo, leche y especias de manera que se quede todo bien empapado.



* Horneamos durante 25-30 minutos a 180º con calor arriba y abajo. Los últimos minutos podéis gratinar la parte superior si queréis que quede más dorada y crujiente.




Se nos desmoronó un poquillo al partirla
porque no esperamos a que se enfriara...


Espero que os guste la receta y si la hacéis o queréis comentar algo siempre podéis hacerlo dejando un comentario aquí en el blog, por Facebook el grupo "Cocina Para Dummies", en Twitter en @wcupcakefactory o en Instagram wwwendoline. Muchas gracias por seguirme!!!





24 de febrero de 2014

eSPiNaCaS CoN GaRBaNZoS

INTRODUCCIÓN HISTÓRICA
El garbanzo sevillano...
 
Tenía ganas yo desde hace tiempo ya de hacer esta receta. Mi primera experiencia con estos garbanzos la tuve recién llegada a Sevilla cuando una de mis compis de despacho me dijo que estaban de escándalo; sin embargo, tuvimos la mala fortuna de no comerlas en un sitio del todo bueno y ese día se ve que se les había ido la mano con el comino. A ver, tengo que reconocer que yo de espinacas nunca he sido... y la combinación de espinacas y garbanzos atrayente de por sí, no es. Peeeero, una vez que las probé en el sitio (o sitios) adecuado tengo que decir que están buenísimas!!!


Aquí os dejo mi versión de las mismas. Intuyo que de casa a casa pues variará un poco la receta y algunos podrán decirme que si a esto le ponemos bacalao se convierte en un potaje de cuaresma... Espero que os guste, sin duda, ricas están y tienen de todo: legumbres como los garbanzos con grandes virtudes garbanceras, espinacas ricas en fibra y vitaminas que nos ayudan a comer algunas de las famosas 5 raciones de frutas y verduras al día y bueno, algo de enjundia que si no, no sabe rico todo esto.  Ya nos contaréis si os animáis con este rico y nutritivo plato. 
 
 




 
¿QUÉ NECESITAMOS PARA ESTA RECETA?
La infraestructura

Para elaborar esta receta, necesitamos:

* Dos ollas, una mediana y otra un poquito más grande.
* Sartén.
* Cuchara y espátula de madera.
* Colador o escurridor de verduras.
* Cuchillo.
* Tabla de cortar.
* Mortero o batidora tipo Turbomix.




INGREDIENTES
Los materiales de construcción

Vamos a necesitar, para 2 raciones:

* 300 gr. de espinacas frescas (también se pueden usar congeladas o de bote).
* 200 gr. de garbanzos cocidos (yo usé de bote).
* 5 dientes de ajo.
* 1 cucharada de pimentón de la Vera.
* 1 cucharita de cominos molidos.
* 1 cucharada de vinagre de vino.
* Aceite de oliva para freír.
* 4 rebanadas de pan duro (no pasa nada si es del día).


 
 
NoTa SoBRe LoS iNGReDieNTeS:
 
* El pimentón que usamos es pimentón de la Vera, un pimentón que se produce de forma totalmente artesanal en La Vera, en la provincia de Cáceres, tanto es así, que tiene su propia denominación de origen. Se elabor a partir de diferentes variedades de pimientos rojos y su sabor es totalmente distinto al de los pimentones al uso ya que para secar los pimientos se usa el método de deshidratación por ahumado con madera de Encina. Si lo podéis encontrar, que no es nada caro (un botecito puede costar entre uno y dos euros) os recomiendo usarlo, da una coloración y sabor muy auténtica.

 

 



* Sobre el comino debo decir que esto ya es cuestión de gustos: si os gusta mucho mucho quizás sea mejor usarlo en grano (y molerlo con un mortero para no encontrar muchos trocitos). Si queréis un sabor más discreto, mejor usarlo molido.
 
 
 
 

 
ELABORACIÓN
Mano de obra


* Primero escurrimos y lavamos bien los garbanzos para quitarles bien el líquido que traen en el bote. Los colocaremos en una olla con agua y les daremos un hervor para eliminar totalmente cualquier sabor no deseado. Una vez hecho, los escurrimos de nuevo y reservamos.



 
Antes de cocerlos otra vez...

 Después de cocerlos




* Lavamos las espinacas por si les quedara tierra o cualquier suciedad. Las hervimos durante 10 minutos en una olla con abundante agua, removiendo de vez en cuando. Al finalizar el hervido (veréis que las espinacas van a quedarse muy pero que muy reducidas) las escurrimos muy bien con un colador o escurridor de verduras reservando parte del agua de la cocción de las espinacas.






 Era una olla de 6 litros de capacidad y 
casi no entraban los 300 gramos





 Al cocerse ya veis que se van a poner
más pochas las hojas y los tallos...




 Finalmente quedaron en nada!!!!




 Reservamos una taza aproximadamente
de caldo de las espinacas




* Pelamos los ajos y en una sartén con abundante aceite de oliva, los freímos hasta que estén doraditos. Retiramos y reservamos.









* En la misma sartén, freímos las rodajas de pan. Es conveniente que el aceite esté bien caliente para que el pan se tueste bien y quede doradito. Si queréis evitar este paso, podéis tostar el pan y aunque el sabor no sea el mismo, el plato tendrá menos grasas.















* Ahora en un mortero o bien con la batidora vamos a machacar los ajos fritos, dos de las cuatro rebanadas de pan frito, la cucharita de cominos, el vinagre y adicionalmente un chorrito del agua de las espinacas. Va a resultar una pasta bastante seca que reservaremos.  Por cierto, el sabor a cominos es característico de esta receta. Si sois amantes del comino podéis usar más cantidad.






Empecé poniendo poquito comino,
pero luego me animé





 Lo mismo con el vinagre, eso ya es
al gusto del cocinero







Al final queda una pastita tal que así





* Con 6 cucharadas soperas (a gusto) del aceite que hemos usado para freír ajos y pan, vamos a cubrir el fondo de una olla mediana (proporcional a las espinacas y garbanzos) y ponemos a fuego medio.
 

* Este paso es fundamental hacerlo rápida y cuidadosamente: añadimos al aceite templado una cucharada de pimentón. Movemos ligeramente, para evitar que se nos queme (si se quema, hay que tirar todo y volver a empezar porque el sabor a pimentón quemado estropea cualquier plato) y añadimos rápidamente las espinacas bien escurridas.
















* Rehogamos las espinacas con el pimentón, añadimos la pasta previamente hecha y removemos hasta que esté todo bien integrado. Si notáis que se queda muy seco, podéis añadir un chorro al gusto del agua de la cocción de las espinacas para aflojarlo.












* Finalmente añadimos los garbanzos y dejamos cocer 5 minutitos todo junto a fuego lento.








Este plato, como casi todos los de cuchareo, están más buenos al día siguiente tras haberlos dejado enfriar y reposar un tiempo prudencial. Se puede comer, por supuestísimo en el momento, pero claro cuando los sabores han reposado y se han mezclado bien es cuando mejor se aprecian.




Las espinacas con garbanzos se suelen acompañar de una rebanada de pan frito para "empujar" y son un plato bastante contundente, que aunque parezca poca cantidad, cunde y mucho! Aquí en Sevilla acostumbran a tomarlo en formato de tapa (yo creo que hay que tener mucho hambre para comerse un plato entero de esto y luego un segundo y un postre) con una cervecita bien fresquita.






Espero que os guste la receta y si la hacéis o queréis comentar algo siempre podéis hacerlo dejando un comentario aquí en el blog, por Facebook el grupo "Cocina Para Dummies", en Twitter en @wcupcakefactory o en Instagram wwwendoline. Muchas gracias por seguirme!!!




12 de febrero de 2014

DeViL'S FooD STRaWBeRRY CaKe

INTRODUCCIÓN HISTÓRICA 
El diablo se viste de fresa, digo, de Prada...
 
Hola cocinillas y curiosos gastronómicos. Sí, sé que algunos reproducís fielmente estas recetas; otros les ponéis vuestro toque personal y otros os gusta curiosear, coger ideas o simplemente echaros las manos a la cabeza cuando me "excedo" con el azúcar y la crema. Hoy es un día de eso último, de echarse las manos a la cabeza porque viene una tarta que es una BOOOOOOMBA (si pulsáis el link, lo siento... estaréis todo el día con la musiquilla rondándoos... se siennnnte).
 
Es una mezcla de varias recetas, ideas y cosas que me rondaban la cabeza desde hace tiempo y aprovechando que mi cuñada Rocío cumplió años el lunes y lo celebrábamos el domingo dije, YEAH ésta es la mía.  ¿Intentar describir esta tarta en pocas palabras? Pues probad a mezclar chocolate, nata y fresas... combinación genial y gloriosa donde las haya...
 
Y digo yo, como el chocolate, la nata, las fresas y los colores rosa y los corazones son tan "San-Valentinescos" y estamos a día 12 de Febrero... ¿por qué ya que estáis ahí sentados no tomáis nota y dejáis al churri con la boca abierta o con un coma glucémico? Pues eso.
 
Aviso a navegantes: La receta viene de un libro americano (el de Magnolia Bakery) y como todo lo americano, es grande. Yo haría la mitad de la masa para una tarta "normal".... ésta quedó casi tan alta como ancha, sorprendente, eso sí... pero hacía como para 12-14 personas y éramos sólo 7. Espero que os guste!!!!
 
 
Mi cuñada al verla dijo: "Ohhhhh la tarta de
la reina de corazones!!!!"
 
 
¿QUÉ NECESITAMOS PARA ESTA RECETA?
La infraestructura

Separo por secciones para facilitar las cosas.

Para elaborar el bizcocho, necesitamos:

* 3 cuencos grandes.
* Espátulas varias.
* Colador.
* Batidor de varillas eléctrico o batidora de mesa.
* Olla de doble fondo para baño María o similar (olla y cuenco de cristal, por ejemplo).
* Molde de 17,8 cm (o de 22 cm que es el que ahora, después de hacerla, recomiendo).
* Papel de horno.
* Horno.


Para elaborar el almíbar, necesitamos:

* Cazo mediano.
* Espátula.
* Cuchillo y tabla para cortar.


Para elaborar la crema:

* 2 cuencos, uno de ellos grande.
* Espátula.
* Batidora de varillas.
* Colador.


Además, para menesteres comunes a las anteriores tareas, necesitamos:

* Báscula o jarra para medir.
* Pincel de silicona o similar.
* Espátula y plana de pastelería para igualar superficies.
* Mangas pasteleras desechables (1 o 2).
* Boquilla 1M de Wilton.
* Tabla de cortar y cuchillo bien afiladito (o mandolina).
* Una base de tarta de un diámetro unos 5 cm más grande que el de nuestro molde (o un plato llano bien hermoso).
* Palillos.
* Film transparente.



INGREDIENTES
Los materiales de construcción
Para una tarta de 12 servicios generosos, necesitamos:


Para el BIZCOCHO:

* 3 huevos L a temperatura ambiente.
* 170 gr. mantequilla a temperatura ambiente.
* 400 gr. de azúcar moreno.
* 240 gr. harina de trigo.
* 6 cucharadas de harina de maíz.
* 470 ml. de leche entera a temperatura ambiente.
* 300 gr. de chocolate negro.
* 1 cucharita y media de extracto de vainilla en pasta.
* 1 cucharita y media de levadura.
* 1 cucharita y media de bicarbonato.
* 1/4 de cucharita de sal.

Para el ALMIBAR DE FRESAS:

* 4 fresones bien grandes u 8 fresas.
* 100 ml de agua.
* 100 gramos de azúcar blanquilla.

Para la CREMA:

* 320 ml de Ambiante Topping de Puratos.
* 120 gr. de azúcar impalpable. 
* 500 gr. de queso Philadelphia.
* 2 cucharadas de concentrado de fresa.
 
Además:
 
* 300 gramos de fresones para decorar y rellenar la tarta.
* Fondant para decoraciones.
 
 
 
 
ELABORACIÓN
Mano de obra
 
 
Empezamos preparando el BIZCOCHO.
 
* Mezclamos la harina de trigo, de maíz, levadura, bicarbonato y sal en un cuenco y lo tamizamos bien. Reservamos.
 
 


 
 
 
* En una olla de doble fondo (o como yo, en plan Bricomanía, con dos ollas de diferentes diámetros o con una olla y un bote/cuenco de cristal) derretimos poco a poco el chocolate al baño María. Si no te sale o no te atreves a hacerlo así, puedes calentar nata (75 ml) en la olla hasta que burbujee casi rompiendo a hervir y derrites el chocolate en la nata caliente como si fuera una ganache. Es igual de resultón y quedará el bizcocho más jugosito. Lo retiramos una vez derretido y lo dejamos enfriar 10-15 minutos antes de añadirlo a la masa.





 
Prueba del momento BricoManía a media receta...
cucharas, mangos, destornilladores,... lo normal!


 
Debería quedar algo tal que así


* Preparamos los moldes. Para ello, con un spray desmoldante o como de toda la vida, embadurnados en mantequilla le damos por todos sitios. Luego, esparcimos una pizca de harina para que se pegue bien a la mantequilla, retirando el exceso. Para evitar accidentes desgraciados de bizcochos que se intentan auto-decapitar añadimos un trozo de papel de horno al fondo del molde del mismo diámetro (para moldes cerrados, basta con dibujar la parte baja del molde con un boli y recortar, entrará perfectamente).




 
El papel está al fondo, aunque no se distinga



* Batimos la mantequilla hasta que quede suave y cremosa.


 
 
 
* Añadimos el azúcar moreno y batimos despacio para que se integre. A más fino el azúcar mejor. No os asustéis si queda tela de gorda la masa y no se deshace el azúcar, es materialmente imposible.
 


 
 
 
* Batimos las yemas de los 3 huevos hasta que queden espesas y de un color amarillo limón, unos 3 minutos a toda velocidad.
 




* Añadimos las yemas batidas a la masa de azúcar y mantequilla. Integramos.




* Para este momento ya el chocolate debería estar templado, lo añadimos y lo integramos todo bien intentando que el azúcar se vaya desliendo (sí, qué verbo más traicionero, se conjuga muy raro).



 
 
 
* Mezclamos la leche con la vainilla y vamos a añadir la harina y la leche con vainilla como habitualmente. Para los que no estáis tan habituados: súper sencillo, empezamos con ingredientes secos, luego líquidos, secos, líquidos y terminamos con secos.
 
 

 
 


 
 
 
* Casi hemos terminado. Falta montar a punto de nieve las claras hasta que hagan picos blanditos, no como los de los macaron. Mirad la foto para que veáis la consistencia.
 




* Añadimos las claras montadas a la masa e integramos con la espátula haciendo movimientos envolventes para que no pierda el aire. Así quedará ultra esponjosa. Palabra de pastelera.



* Y así queda:



* Repartimos la masa en dos/tres/cuatro partes iguales, dependiendo de la cantidad de moldes que tengáis y el tamaño del horno. Yo lo hice de dos veces. No os olvidéis de darle un par de sacudidas al molde contra la encimera antes de ponerlo a hornear para que se deshagan las burbujas de aire que puedan quedar y no nos salgan agujeros luego en el bizcocho.

 



* Horneamos 45-50 minutos a 175º. Antes de desmoldar dejamos enfriar en el molde durante media hora y con ayuda de un trapo de algodón le damos la vuelta. Para aseguraros de que salga bien, sacudid un poco el molde y pasad una espátula fina por los bordes sin cortarlos. Dejamos enfriar totalmente en la rejilla.


 
Así de grandote quedó...
 
 
 
Cuando enfrió bien, le rebané la barriguita....


 
 
Y por supuesto que la guardé en el congelador
para hacer cake pops (muajajaja)


* Para cortar las capas a partir de los bizcochos grandes yo siempre intento esperar hasta el día siguiente para que el bizcocho no esté demasiado tierno y se me rompa. Para ello, los forro bien en papel de horno cuando están bien fríos, luego con film transparente y los meto en la nevera. Sí, y no pierden ternura. Cuando vuelven a temperatura ambiente están igual de esponjosos y tiernos.






Vamos ahora a hacer el ALMÍBAR DE FRESAS:

* Vamos a lavar y trocear unas 8 fresas o 4 señores fresones como los de la foto de abajo.




* Los pondremos en un cazo con el agua, el azúcar y los vamos a cocinar a fuego medio hasta que queden con consistencia de compota - mermelada floja. Podéis verlo más abajo...



El antes...
 

El después...

 

* Lo reservamos y refrigeramos cuando esté a temperatura ambiente. 


Ahora la CREMA DE QUESO A LA FRESA:
 
* Vamos a montar con la batidora de varillas bien fuerte la nata (recomiendo usar Mix Vegetal o Ambiante topping ambas de la marca Puratos o bien cualquier nata con estabilizadores para que no se os baje luego y se escurra), con el concentrado de fresa. Tengo que decir que esta "nata vegetal" me ha dejado así. Es increíble lo bien que quedan los acabados de la tarta sin mucho esfuerzo. Resiste congelación y descongelación sin bajarse... eso no lo logran todas las natas.


 
 
 
Más de cerca... el colorante al final no
lo usé porque el concentrado de Chefdelice
lo dejó rosita muy mono...
 

* Por otro lado, mezclamos con una espátula el Philadelphia con el azúcar impalpable bien tamizado hasta que quede todo bien homogéneo.

Antes...
 
 
Después
 
* Finalmente mezclamos la nata y el queso crema con movimientos envolventes para que se integre todo bien.
 
 



Y ahora llegó el momento más divertido, la DECORACIÓN:


* Antes que nada, podéis hacer unos chupicarteles comestibles para la tarta... porque está muy bien poderse comer absolutamente todo (menos el palillo!!!!) de una tarta, no? Estos carteles los he hecho con fondant rojo y amarillo con un poco de CMC para que secaran rápido y las letras están pintadas con boli de tinta comestible. Las formas las hice con un cortador redondo de borde rizado y los cortadores de estrella con expulsor que usamos para la receta de los cupcakes de turrón de Jijona. El palillo lo inserto con cuidadito para que no se salga por ningún lado (dejad el fondant gordito).


 
 
* Laminad las fresas bien finas y dejad las más bonitas para fuera y alguna que otra entera.
 


 

 
* Como siempre fijamos la tarta a la base con un poco de crema.
 

 

 
 
* Si no lo hicisteis ya, partid los bizcochos en las capas que creáis necesarias. De mis dos bizcochos saqué 4 capas. Ahí está la primera.  Presionamos un poquito para pegarlo bien.




* Ahora ponemos tiras de papel de horno bajo el bizcocho y empezamos a pringarnos!!!  ¿Recordáis el almíbar de fresas? Pues untad generosamente el bizcocho con él con el pincel.




* Con una manga pastelera sin boquilla o con una espátula distribuimos la crema con el grosor deseado para la capa. Si la nata está muy floja podéis llevarlo a la nevera unos 10-15 minutos para que endurezca y listo. A mí no me hizo falta.




* Sobre la capa de crema (que sabe a Petit Suisse de fresa total) colocamos fresas laminadas... perdón no saqué fotos de esa parte. Y así sucesivamente, bizcocho, almíbar, crema, fresas y vuelta empezar hasta que tapemos todo con el último bizcocho, por la parte que no tiene miguitas!!!

 


* Ahora damos la primera capa exterior: la "atrapa-migas". El truco consiste en limpiar la espátula antes de volverla a meter al cuenco de la crema limpia. No queremos "contaminar" nuestra crema limpia. Es una capa muy burda, no hace falta ser muy fino al hacer esto. Alisamos con la plana o la espátula y refrigeramos un rato para que se endurezca y ya no salten miguitas.


 
 
* Ahora sí, damos la capa que cubra bien todo y oculte el color del bizcocho. Con las fresitas laminadas decoramos la parte superior e inferior de la tarta.
 


 
* Y ahora con la boquilla 1M de Wilton en una manga hacemos rizos por arriba (me explico, hacemos un círculo de fuera hacia dentro y coronamos con un pico tirando de la manga hacia arriba). Las decoraciones de abajo son con la misma manga, simplemente con la manga estática, apretando un poco y tirando rápido para hacer un pico. Si no estáis seguros al principio os recomiendo practicar sobre un plato para ver el resultado final. Coronamos con unos corazoncitos....
 

 
 
* Y coronamos el pastel con un fresón que hemos convertido en flor cortando 4 láminas exteriores muy finas y luego 4 más centrales, dejando como un pistilo central y pétalos que ayudaremos con las manos para que se doblen.
 


 
 
* Y así quedó, os dejo con varias perspectivas...
 

 
 

 

 
 
¡¡¡¡Mirad qué locura por dentro!!!!
 

 


 
 
 
 
Espero que os guste la receta y si la hacéis o queréis comentar algo siempre podéis hacerlo dejando un comentario aquí en el blog, por Facebook el grupo "Cocina Para Dummies", en Twitter en @wcupcakefactory o en Instagram wwwendoline. Muchas gracias por seguirme!!!