21 de diciembre de 2013

TiRaMiSù

INTRODUCCIÓN HISTÓRICA 
Esto y un panettone y me nacionalizo italiana ya mismito...
 
Hay quien dice que este postre italiano nació en la región del Véneto, otros por Siena, otros por el siglo XVI donde se ofrecía en ciertos burdeles italianos como tentempié (de ahí que su nombre venga a ser algo así como "levántame"... no me hagáis mucho caso, que mi italiano es de nivel base). La cosa es que el restaurante El Toula de Treviso fue quien lo hizo famoso. Y de ahí hasta nuestros días...

Ya de paso, que me marco un delicioso tiramisù os voy a hacer la recomendación de mi página web de cocina italiana de cabecera, Giallo Zafferano (que significa "amarillo azafrán") y es que me encanta porque a poco que sepáis una pizquita de italiano (y si no, se entiende también más o menos) veréis cada recetaza italiana de campeonato super bien explicadas para hacerlas vosotros en casa. Ahí tenéis de todo: tiramisù, lasagna, panettones, pasta fresca, risottos,... oh, lo justo para quererse ir a Italia a vivir para siempre.

Y nada, aquí os dejo esta receta ultra fácil, que podéis también poner de postre en vuestras cenas navideñas en familia, porque de aquí sale Tiramisù para 15 por lo menos!!!! Espero que os guste!!!






¿QUÉ NECESITAMOS PARA ESTA RECETA?
La infraestructura

Para elaborar esta receta, necesitamos:
* Un par de cuencos grandes para hacer las mezclas.
* Un recipiente de cristal o metálico para poner el tiramisù.
* Batidora de varillas eléctrica.
* Lengua de gato.
* Plato hondo para café y mojar bizcochos.
* Colador.


INGREDIENTES
Los materiales de construcción

Vamos a necesitar, para un señor Tiramisù:

* 1 paquete de bizcochos (tipo "Ladyfinger") aunque el tiramisù original lleva Savoiardi.
* 600 gr. de queso mascarpone.
* 120 gr. de azúcar glas (si no tenéis, con azúcar normal nos podrá valer).
* 6 huevos, separadas las claras de las yemas.
* 250 ml de café solo fuerte o preparado instantáneo.
* Un chorrito (al gusto) de Amaretto, Cognac,... aunque el tiramisù original lleva Vino de Marsala.
* Cacao en polvo sin azúcar para espolvorear.
* Una pizca de sal.


ELABORACIÓN
Mano de obra

Es fácil, fácil y rápido rápido. Bueno, rápido de hacer que no de comer, porque hay que dejarlo reposar en la nevera unas horas. Empezamos!

* En un bol, batimos las 6 yemas con la mitad del azúcar glas hasta que blanqueen.




* Agregamos el queso mascarpone y batimos a velocidad baja para que se incorpore el queso.



* En otro bol, ponemos las claras con el resto del azúcar glas y batimos, agregando una pizca de sal para que la claras monten a punto de nieve. Tampoco las queremos para merengue, pero que blanqueen y se mantengan bien.





* Mezclamos ambas cremas. Costará un poco porque la crema de queso es densa. Lo hacemos con moviemientos lentos y envolventes para no perder el aire de la crema.






* En un plato hondo, ponemos el café y lo mezclamos con el licor elegido (yo puse un chorrito de Cognac pero, a gusto del consumidor, debería llevar vino de Marsala o quizás Amaretto).




* Mojamos los bizcochos en el café, de manera que empapen pero que no se requetemojen, es decir, deben estar manipulables. Cubrimos la base de nuestra fuente.


 
* Ponemos una capa bien gruesa de crema de mascarpone.




* Espolvoreamos generosamente con cacao con el colador. Sin miedo, que eso luego se absorbe.




* Volvemos a repetir la operación: mojar bizcochos, colocar bizcochos, capa de crema y cacao bien generoso.

* Cubrimos con papel de aluminio o film transparente y refrigeramos por unas 3 horas y ya se puede comer, con el puntito durito.  Si el cacao se ha oscurecido por la humedad (que siempre pasa) podéis volver a espolvorear y decorar vuestro postre artísticamente.




Espero que os guste la receta y si la hacéis o queréis comentar algo siempre podéis hacerlo dejando un comentario aquí en el blog, por Facebook el grupo "Cocina Para Dummies", en Twitter en @wcupcakefactory o en Instagram wwwendoline. Muchas gracias por seguirme!!!