21 de mayo de 2013

FuNFeTTi LaYeR CaKe

INTRODUCCIÓN HISTÓRICA
Convertir un cupcake en tarta...
¿Quién iba a pensar que estas monadas...

 
... pudieran reencarnarse en este hermoso pastel?
 

Oye, pues cambiar, cambió poco, salvo por el chocolate blanco exterior, de resto son igualitos por dentro.... o casi... mira, mira... de ahí su nombre "funfetti-layer-cake"


Si os apetece saber cómo la hemos hecho en modo resumido ya que la receta es idéntica a la de los cupcakes que podéis encontrar aquí, quedaos a leer este post.  Espero que os guste!
 

¿QUÉ NECESITAMOS PARA ESTA RECETA?
La infraestructura
Voy a dividir los cachivaches por partes, que ahora ya estamos en "modo semi-pro" estamos usando mil cosas:
(1) Para hacer los dos bizcochos, usamos:

* Dos cuencos.
* Colador.
* Lengua de gato o una cuchara.
* Batidor manual.
* Un palillo o aguja para comprobar que están hechos.
* Molde de 15-18 cm de diámetro y altura suficiente para que no desborde.
* El horno, importante siempre.
* Una rejilla para que se enfríen los bizcochos.
 

(2) Para el almíbar que impregnará los bizcochos:

* Un cazo pequeño.
* Una cuchara.
* Un pincel de silicona o de cerdas.


(3) Para hacer la crema que los decorará:

* Un cuenco grande.
* Una batidora de varillas.
* Una lengua de gato para rebañar.
* Un tupper o similar con tapa que quede hermético para conservar la crema.
* Una espátula y manga pastelera con boquilla 1M de Wilton.


(4) Para hacer las flores de fondant:

* Un rodillo de poliestireno.
* Un set de cortador y molde de silicona de Blossom Sugar Art.
* Un pincel.

Adicionalmente,

* Una lira (cortador de bizcochos por capas a nivel) o un cuchillo largo y sin sierra.
* Una plana para alisar la crema de cubierta.


INGREDIENTES
Los materiales de construcción
Las cantidades varían un poco con respecto a la masa de los cupcakes, para que no nos quede un bizcocho piedra ni nos salga "muy bajito".
 
Para los bizcochos, que concretamente serán 2 yo he calculado como 1,5 veces la cantidad de la masa que uso para los cupcakes:
* 175 gr. de mantequilla blandita (hay que sacarla de la nevera 2 horas antes como poco).
* 300 gr. de azúcar blanco.
* 3 huevos enteros y dos claras.
* 315 gr. de harina de trigo.
* 18 gr. de levadura Royal.
* 240 ml. de leche semi.
* 2 cucharitas de extracto de vainilla (si es aroma, el doble).
* Mini o maxi confetti de colores de la marca Wilton (el resto destiñen y no nos valdrán).
Para el almíbar:

* 100 ml. de agua.
* 100 gr. de azúcar blanquilla.
* 1 cucharita de postre de extracto de vainilla.


Para la crema de Nutella:

* 375 gr. de mantequilla sin sal.
* 500 gr. de azúcar glas o icing sugar (no es lo mismo, pero ante la ausencia del icing, pues bueno es el glas).
* 4 cucharadas soperas de leche semidesnatada.
* Medio bote grande (4 cucharadas soperas mega-grandes) de Nutella o Nocilla.



Para las flores de fondant:

* Una bolita grande (50 gr) de fondant rosa (o de cualquier color que os guste).
* Unas perlas medianas metalizadas (o de cualquier color que os guste).
* Un poquitín (ná de ná) de maicena.
* Un poquitín (ná de ná) de colorante en gel/líquido rojo.

 


 
Para decorar externamente el pastel:
 
* Raspas o virutas de chocolate blanco.
* Mini o maxi confettis de Wilton.


RESULTADO
Cómo debería quedar

Aquí os dejo algo no muy habitual en este blog que es un reportaje gráfico del pastelito en cuestión para que podáis verlo en detalle. Creo que lo que es hacerlo en general no es muy difícil, es decir, hacer los bizcochos, la crema y las flores por separado. La cuestión "artística" ya depende del gusto de cada uno y de los ánimos que tenga el día que decore su pastel.

Supongo que os parecerá un poco barroco pero yo ya que me puse a hacer flores, las puse casi todas...

Como podéis ver la recubierta lateral de chocolate blanco
(sí, que parecen almendras pero no son almendras)
no quedó tan mal después de todo


A la hora de decorar, opté por la boquilla 1M de Wilton
Esta boquilla hace "literalmente" maravillas!!! 


Podéis ver las flores y los swirls más de cerca
así como los mini-confettis
 

 Las flores fueron hechas con fondant rosa
y un molde de Sugar Art (mod. Blossom)
Luego, una perlita metalizada de Fun Cakes en el centro (incrustada)
y coloreadas con colorante en gel muy diluido en agua,
como si fuera acuarela.
 
 


La verdad es que quedó muy aparente, me sorprendió
hasta a mí porque era la primera vez que montaba
una tarta
 


En el centro como ya la disposición floral
estaba quedando muy "barroca" le puse
tres florecillas apiladas

Aquí veis que no por todos sitios quedó
fantásticamente el chocolate blanco
pero para ser el "primer contacto" pues no
quedó tan mal jajaja
 

Y finalmente, lo divertido de este pastel está...
DENTRO!!! Es de colorines, y se debe al puñado
de confettis que le pusimos en la masa.
Estos deben ser de buena calidad porque si no os pasará como
con los cupcakes, que se nos desteñirán y el bizcocho no cogerá color
 


Ahí podéis ver que se partió muy bien
0 problemas para sacar el primer trozo
 


 
 
ELABORACIÓN
Mano de obra
 
Como la elaboración de absoultamente todo es igual a la receta de los cupcakes, a ella os remito: tanto el bizcocho, como la crema como las flores (de las que tenéis un vídeo-tutorial para que sepáis cómo las hice). Simplemente comentaré algunas cosillas importantes al respecto:
 
 
Sobre el horneado, desmoldado y preparación de los bizcochos:
 
* La masa del bizcocho la preparamos siguiendo los pasos de los respectivos cupcakes sin sobrebatirla en exceso para que no nos quede el bizcocho luego duro. Agregamos medio botecito (30 gr. aprox) de confettis a la masa y repartimos en dos moldes iguales a partes iguales, es decir, cucharón de masa para uno, cucharón de masa para el otro.
 
* Yo lo he hecho con un molde de PME de 17,5 cm de diámetro y he repartido en 2 bizcochos, previamente engrasando los moldes con mantequilla (abundante) y rebozando finamente con harina. Recordad siempre sacudir el sobrante de harina. También podéis repartirlo en menos cantidad y hacer más capas, teniendo en cuenta que se horneará antes cuanto más fino sea el bizcocho.
 
* Se hornea a 180º durante 35 minutos, después de los cuales lo pincharemos con un palillo de madera. Si sale limpio (pinchando por la parte central del bizcocho que es la más gordita y por ende, a la que más le cuesta hacerse) ya está hecho. En caso contrario, seguimos horneando en períodos de 2 minutos hasta que quede completamente hecho.
 
* Dejamos enfriar en el molde durante 10 o 15 minutos antes de desmoldar, ya que si lo intentáis desmoldar en caliente se os romperá muy probablemente. Yo lo dejo hasta que está prácticamente tibio, sacudo un poco el bizcocho en el molde y con ayuda de un trapo de cocina le doy la vuelta y lo extraigo del molde.
 
* Lo dejamos terminar de enfriar en una rejilla.
 
* Cuando estén fríos del todo los igualamos, recortando con una lira o un cuchillo largo (uno jamonero, por ejemplo) y sin sierrilla las barriguillas y excesos del bizcocho. 
 
* Empapamos los bizcochos abundantemente en el almíbar que habremos hecho (ver receta de los cupcakes) y dejado enfríar previamente. Siempre parece que es mucho almíbar, pero en serio, bañadlo bien. Cuando más baño, más jugoso.
 
 
Sobre el montaje de la tarta:  
 
* Buscamos un plato bonito y ponemos en el centro un buen pegote de crema sobre la que situaremos el primer bizcocho. Esto hará de "pegamento" para que la tarta no se mueva y quede bien centrada.
 
* Cubrimos el bizcocho por su parte superior con la crema de Nutella previamente preparada, aproximadamente un centímetro y medio de grosor y alisamos con la espátula igualando el alto de la capa.
 
* Tapamos con la otra capa (si dividís en más capas el bizcocho pues repetís la operación tantas veces como sea necesario) y presionamos levemente para que fije bien la crema y los bizcochos.
 
* Con ayuda de la espátula y una plana recubrimos el exterior del bizcocho de crema y alisamos. Refrigeramos durante media hora o más en la nevera.
 
* Tras el enfriamiento, yo lo volví a "recubrir" con crema y le pegué al "puro estilo albañil" las raspas de chocolate blanco (éstas que uso son de Lidl).
 
* Con la manga pastelera provista de la boquilla 1M decoramos haciendo swirls, es decir, montañitas de crema girando de fuera a dentro (al revés que como decoramos los cupcakes).
 
* Finalmente espolvoreamos los confetis al gusto y colocamos las flores por donde nos pille mejor. Yo hice muchas y por eso quedó tan "florida" la tarta.
 
 
Y nada más que deciros, sino que estaba muy rica y que al partirla todos quedaron muy sorprendidos por su colorido!!!! Espero que os guste, si tenéis alguna duda podéis preguntar en comentarios, por Facebook o por Twitter que siempre os leo y respondo.
 
 


Espero que os guste la receta y si la hacéis o queréis comentar algo siempre podéis hacerlo dejando un comentario aquí en el blog, por Facebook el grupo "Cocina Para Dummies" o en Twitter en @CocinaDummies. Muchas gracias por seguirme!!!