30 de noviembre de 2012

MoRoS Y CRiSTiaNoS

INTRODUCCIÓN HISTÓRICA
Marchando una de batallitas...
 
Hoy os dejo una receta de cuchara de estas que apetecen ahora que hace ya frío y que son muy nutritivas y ricas porque tienen legumbres... las grandes olvidadas de este blog. Pero, puedo prometer y prometo que alguna legumbre más caerá por aquí, ya sea en forma de fabada, lentejas compuestas, o lo que sea... 
 
Esta receta tradicionalmente proviene de Cuba, y consiste en la mezcla de unas judías muy pequeñas negras (denominadas también frijoles negros o caraotas) y arroz blanco. Lo que en Venezuela se llama Pabellón Criollo, en Cuba se conoce como "moros y cristianos" debido al parecido de esta mezcla a la batalla entre los moros (judías) y los cristianos (arroz). Se suele acompañar con un huevo cocido o simplemente comer las judías solas o mezcladas con el arroz. Hay también quien las hace mezclando con judías rojas... imitando la sangre de la batalla.... aquí, evitando espectáculos dantescos hemos prescindido de las judías rojas.
 
Bueno, guerras aparte, aquí os dejo la foto de presentación por si os apetece hacerlas!
 
 

¿QUÉ NECESITAMOS PARA ESTA RECETA?
La infraestructura
 
Necesitamos:

* Una tabla para cortar.
* Cuchillo.
* Espátula de madera.
* Un cuenco grande.
* Un par de ollas, una de ellas con tapa.
* Vitrocerámica o cocina de gas.
INGREDIENTES
Los materiales de construcción

Para 3 ó 4 comensales:

* 300 gramos de judías negras (caraotas o frijoles negros) puestas a remojo desde la noche anterior.
* 2 dientes de ajo grandes. 
* 1 cebolla grande finamente picada.
* Una hoja de laurel.
* Un trozo de chorizo.
* Un trozo de panceta (bacon).
* Un trozo de costilla (opcional).
* Medio vaso de vino blanco.
* Sal.
* Aceite de oliva (un chorrito).
* Una taza de arroz bomba.
* 2-3 huevos cocidos.


ELABORACIÓN
Mano de obra
 
 * En una olla grande ponemos un chorro de aceite que cubra el fondo y sofreimos a fuego medio los ajos finamente picados, a los que previamente les hemos retirado su parte central.  Esto último lo hacemos para que no nos repitan.




* Una vez que el ajo coge un poco de color, añadimos la cebolla (y un par de pizcas de sal) y la cocinamos hasta pocharla.


* Seguidamente añadimos una hoja de laurel que hemos partido por varios sitios para que desprenda su sabor y aroma.

 
* Cortamos en trozos medianos el chorizo, la panceta y la costilla y la añadimos a la fritura para que coja su sabor.




* Una vez integrada la carne rociamos con el medio vaso de vino blanco y dejamos a fuego medio que se evapore el alcohol.

 
* Una vez que el alcohol se ha evaporado, ponemos las judías (previamente escurridas) en la olla junto con los demás ingredientes. Removemos bien y cubrimos con agua.



* Dejamos cocinar hasta que la judía se ablande a fuego medio y tapadas, vigilando que no se queden muy secas y duras. Es decir, añadiendo agua (caliente, no fría) si es necesario. Esto puede llevar una hora u hora y media al fuego. Tienen que quedar sequitas, es decir, no con mucho caldo.



* Cuando las judías estén listas, las retiramos del fuego y cocemos el arroz aparte. 


* Cocemos también los huevos para acompañar.



* Servimos las judías y el arroz, acompañados del huevo. Como sugerencia de presentación, el arroz se puede servir usando un molde redondo o una taza para que tenga forma y ponerlo en la parte central de las judías.



Este es el aspecto final, que ni decir tiene que se come bien mezcladito y su sabor está estupendo. Un buen guiso de inviernos para entrar en calor!!!
 
 
 
Espero que os guste la receta y si la hacéis o queréis comentar algo siempre podéis hacerlo dejando un comentario aquí en el blog, por Facebook eel grupo "Cocina Para Dummies" o en Twitter en @CocinaDummies. Muchas gracias por seguirme!!! 

24 de noviembre de 2012

MuFFiNS De aRáNDaNoS

INTRODUCCIÓN HISTÓRICA
La magdalena "de moda"...
 
Leía hace tiempo en el Twitter de @plponline una crítica hacia esta nueva denominación de la vulgar magdalenucha de toda la vida... Sí, antes las llamábamos magdalenas... pero ahora son muffins. Y tengo que actuar un poco de abogada del diablo porque, ¿¿¿dónde se habían visto en España hace unos años unas magdalenas de semejante calibre y tal variedad de sabores y texturas???  Pues ya os respondo yo: quizás magdalenitas con un topping de azúcar y rellenas de mermelada de fresa o chocolate... pero estas que os traigo hoy no. 
Es más, voy a deciros que de las cosas dulces que he cocinado hasta el momento, ésta está buena hasta la masa sin cocinar!!! Osea, esta es la típica masa que sobra y no se tira, se rebaña. Y es más, el olor sorprende porque es una mezcla de vainilla y yogur con un toque frutal; el primer bocado con el azúcar glass deshaciéndose en la boca invita a darle otro bocado y sorpresa!!! no es que haya arándanos jugosos dentro sino que el toque "brutal" se lo da una pizca de queso en crema que convierte a esta "magdalena moderna" en una verdadera delicia...
Si después de esto no os apetece seguir leyendo, pues es que no tenéis corazón. Eso, y tampoco tenéis papilas gustativas ni hambre, porque sino,... no lo entiendo!!!


Por si no os gusta leer, antes que nada os dejo la versión renovada de esta receta que también podéis encontrar junto a otras muchas más en nuestro canal de YouTube.


 
¿QUÉ NECESITAMOS PARA ESTA RECETA?
La infraestructura
 
Para esta receta, vamos a utilizar lo siguiente:
* Moldes de magdalena bien de papel, metálicos o como es mi caso, moldes de silicona aptos para horno (que aguanten mínimo 250º).
* Dos cuencos grandes para hacer las mezclas de ingredientes.
* Un colador.
* Una varilla de mano pequeña y otra grande.
* Servilletas de papel.
* Horno de gas o eléctrico.
Estos moldes son de Ikea y vienen 6
por 4 euros son de silicona y bastante apañados

INGREDIENTES
Los materiales de construcción
Y los ingredientes que usaremos para 12 muffins medianos, son:

Salvo el queso crema están todos en la foto


Ingredientes secos

* 250 gramos de harina de trigo.
* 110 gramos de azúcar blanquilla.
* 1 cucharita de levadura.
* Media cucharadita de bicarbonato sódico.
* Una puntita de sal.

El bicarbonato lo podéis encontrar en formato
pequeño como éste o en formate de un kilo

Ingredientes húmedos

* 240 gramos de yogur natural o sabor frutas del bosque.
* 70 ml. de aceite vegetal (girasol, por ejemplo).
* 1 huevo.
* Media cucharita de vainilla.

El aroma de vainilla lo tenéis de la marca Doctor Oetcker
o bien estos que estaban en Lidl y lleva muchos aromas:
limón, naranja, ron, almendra amarga y vainilla-mantequilla


Además,

* 100 gramos de arándanos, si son frescos mejor. Si no, valen desecados.
* 100 gramos de queso crema, tipo Philadelphia.
* 40 gramos de azúcar glass.

Los arándanos deshidratados de Mercadona


ELABORACIÓN
Mano de obra
 
* Vamos a empezar en un bol grande a mezclar los ingredientes secos por el orden siguiente. Tamizamos la harina con ayuda del colador.
* Añadimos el azúcar, la levadura, el bicarbonato y la sal.  Removemos para que todos los ingredientes secos queden repartidos por igual.
 Azúcar

 Levadura química

Bicarbonato

Sal
* A continuación mezclamos en otro bol los ingredientes húmedos. Batimos el huevo.
* Añadimos los dos yogures y batimos hasta obtener una mezcla homogénea.
* Vertemos el aceite vegetal y la esencia de vainilla y revolvemos hasta obtener una mezcla líquida y homogénea.
* Con ayuda del colador rebozamos los arándanos con harina. Esto lo hacemos para que luego al cocinarse dentro del muffin a alta temperatura no se vayan todos al fondo. La harina actuará a modo de "pegamentito" haciendo que donde caiga el arándano, allí se quede.



* En el bol de los ingredientes secos vertemos los ingredientes húmedos mezclados y los arándanos y revolvemos LO JUSTITO, me explico, lo justo para que los ingredientes se integren. No hay que batirlos en demasía porque sino la magdalena no sale esponjosa y rica rica. Advertidos estáis.

Aspecto de la masa antes de meterla en la nevera
* Dejamos la masa unos 20 minutitos en la nevera mientras engrasamos los moldes (si usáis los metálicos o los de silicona) con grasa. El mismo aceite nos vale. Quitamos el exceso con una servilleta de papel.
* Precalentamos el horno a 180º durante 10 minutillos y vamos rellenando los moldes. Pondremos una cucharada sopera de masa en el fondo de los moldes. A continuación pondremos media cucharita de queso crema en el centro y cubrimos con otro poco de masa. Hay que estar atentos a que no puede superarse 2/3 de la altura total del molde con la masa, para que nos quede bien el muffin, ni demasiado pequeño ni que se desborde.
Paso 1: capa de masa


Paso 2: Media cucharita de queso en medio

Paso 3: cubierta con más masa.
No superamos 2/3 de la altura del molde.
* Horneamos durante 15-20 minutos a 180º hasta que el muffin adquiera un color doradito por arriba.
 
 
* Finalmente, sacamos los muffins con cuidado de no quemarnos de los moldes, dilatándo las paredes con cuidado y luego presionando el culillo del molde. En teoría salen sin mucho esfuerzo. En mi caso sólo uno hizo un amago de querer romperse pero pudimos salvar su vida.
* Dejamos enfriar los muffins y los espolvoreamos con un colador con azúcar glass.
* Y como veréis, al partirlos, aparte del olorcito que desprenden y que ya tendréis por toda la cocina se observa el queso crema que conserva su textura y le aporta al muffin una cremosidad increíble. Una combinación riquísima, el cremoso del queso con el ácido del arándano. Esto y un vaso de leche y merienda o desayuno perfecto.

* Adicionalmente, podéis fabricaros unos papelitos DIY usando servilletas navideñas o no tan navideñas. El truqui consiste en hacer tiras de papel de regalo o servilleta y colocarlas cruzadas. Con tres tiras gruesas va bien, las plegamos de forma bonita y con un poquito de cinta adhesiva rematamos el papel para que no se nos desmonte. Espero que os gusten!!!


Espero que os guste la receta y si la hacéis o queréis comentar algo siempre podéis hacerlo dejando un comentario aquí en el blog, por Facebook el grupo "Cocina Para Dummies" o en Twitter en @CocinaDummies. Muchas gracias por seguirme!!! 

19 de noviembre de 2012

HeLaDo iNSTaNTáNeo De FReSa

INTRODUCCIÓN HISTÓRICA
Quién dice hacer helado, dice enfriar cervezas en tiempo "récord"...
 
Y me pregunto yo, ¿¿¿quién de vosotros no os habéis visto alguna vez en la situación de tener que enfriar tremendas cantidades de cerveza en tiempo récord y no tenéis una máquina del tiempo para volver al pasado y ponerlas en el frigo unas horas antes??? 

Pues os traigo un remedio para vuestros "olvidos de abueletes" y ya de paso con el truco-del-almendruco os hago un helado de fresa. Dos por uno, como el que dice la cosa. Vamos, que lo del helado es casual... no os vayáis a pensar que aquí somos gente sana que no le damos al drinkin' porque va a ser que... pues eso.

A parte, ya puestos hoy os damos una clase de "reacciones químicas" en la cocina... un completo. Uséase que viene uno con una mano delante, la otra atrás y sale con una cerveza fresquita, un helao y una clase particular gratis... 
 


¿QUÉ NECESITAMOS PARA ESTA RECETA?
La infraestructura
 
Necesitamos, para el helado:
* Un trapo de cocina al que no le tengamos un gran aprecio.
* Un par de guantes gruesitos para jugar en la nieve.
* Una bolsa de congelación con cierre "ZiP" de tamaño grande.
* Una bolsita de congelación pequeña-mediana, sin cierre.
* Cierres de bolsitas de congelación, de esos metálicos que siempre se pierden.
 Y si os animáis a lo de la cervecita, necesitamos:
* Un cubo, de fregona, de basura o de lo que sea (o un barreñito), pero que esté limpio.




BaTaLLiTaS:  Cuando vivía en Madrid entendí la importancia de tener un cubo de fregona siempre bien limpio y no precisamente para limpiar la casa. De hecho, una de mis compis de piso tenía uno "específicamente" para hacer sangrías. Así que si sois unos "Party Animals" de estos, pues un cubo o un barreñito estaría bien tener por casa.

INGREDIENTES
Los materiales de construcción

Para hoy necesitaremos:

* Un bote de queso batido 0% m.g. de Hacendado.
* Un bote de topping de fresa para tarta de Royal.
* Cubitos de hielo.
* 1/2 vaso de sal.





Opcionalmente,

* Unas cucharitas de edulcorante o azúcar al gusto.

Si seguís decididos a llevar a cabo lo de las cervezas, pues...

* Cerveza, más hielo y sal.


ELABORACIÓN
Mano de obra
 
La elaboración del helado se resume en el siguiente vídeo pero también podéis leerlo más abajo si os quedan dudas.
 
* Mezclamos el queso fresco batido 0% m.g. con el sirope o cobertura de fresa de manera que nos quede una mezcla homogénea.



* Una vez mezclado lo introducimos en una bolsa plástica (sin agujeritos) y lo cerramos con un buen nudo, asegurándonos de que no hay fugas y posteriormente "reforzamos" el tinglado con una tirita de cierre. La tirita no es que vaya a hacer un milagro pero siempre es bueno cerrar para que "ni-salga-ni-entre" nada.
* En una bolsa más grande de cierre zip (hermético) colocamos unos 20 cubitos de hielo (de los que compramos para refrescar copas o refrescos, osea, cubitos grandes), la bolsita con la mezcla que hemos realizado y medio vaso de sal fina.
* Cerramos todo bien y revolvemos enérgicamente para que la sal entre en contacto con el hielo.
* En cosa de 10 minutos moviendo la bolsa con el hielo, la sal y el presunto helado, obtenemos que la mezcla se ha solidificado quedando un cremoso helado. Esto que hemos hecho con queso y sirope, también se puede hacer con yogur de sabores o con zumos y para darles un color más atractivo puedes usar colorantes (como los que usamos para las gelatinas) o aromas para que tengan un olor apetecible.
En el caso de querer enfríar cerveza, lo que tenéis que hacer es meterlas en un cubo o barreño con el hielo y un buen puñado de sal, mover aquello un poco y esperar a que se enfríen velozmente..., ¿queréis saber por qué pasa esto? Seguid leyendo!!!


EL FENÓMENO FÍSICO: ¿QUÉ ES LO QUE OCURRE AHÍ DENTRO?
¿Nunca os habéis preguntado por qué se echa sal a las carreteras cuando nieva? Lo que ocurre es que  el agua tiene un punto de congelación más alto que el agua mezclada con sal. Ennnnnntonces, si uno tiene hielo (osea, agüita congelada) y le echa sal lo que pasa es que los iones de sodio (Na) y los de cloro (Cl) se mezclan con las moléculas de agua impidiendo que éstas se cristalicen o bien haciendo que éstas se cristalicen con un poquito más de esfuerzo (es decir, que les cueste un poco más formar hielo).
De esta reacción nos aprovechamos nosotros para hacer nuestro helado: el hielo para derretirse necesita energía; energía que toma del queso batido y el sirope que están más "calentitos" y ya de paso también de nuestras manos. Recuerden que el calor es una forma de "energía". Al agregar la sal lo que hacemos es que el punto de congelación del agua salada sea más bajo aún, con lo cual el hielo necesitó aún más energía y la volvió a extraer del queso y el sirope convirtiéndolo en helado!!!!


Espero que os guste la receta y si la hacéis o queréis comentar algo siempre podéis hacerlo dejando un comentario aquí en el blog, por Facebook el grupo "Cocina Para Dummies" o en Twitter en @CocinaDummies. Muchas gracias por seguirme!!!