24 de diciembre de 2012

PaSTeL CReMoSo De FRuTaS

INTRODUCCIÓN HISTÓRICA
Pastel tropical en ¿Navidad?
Pues sí, un pastel tropical en Navidad..., pero es que no es para menos porque ahora en Tenerife hace un calor un poco "raro" para estas fechas del año. Ya nos avisaron de que se iba a meter un frío de mil demonios pero aquí lo único que hace es tiempo de ir a la playita!!!!
 
Bueno, aquí os dejo un pastel de entretiempo, la fruta no es de temporada sino más bien de lata y para coronar los típicos kiwis que andan por ahí todo el año esperando que alguien con "dificultades" intestinales haga uso de ellos. Bueno, decir que aparte de cubrir ciertas labores de desatasco digestivo tienen un montón de vitamina C, así que si sois como yo, archienemigos de la naranja (no porque no me guste, sino porque me mancho y me pringo como nadie con ella) siempre os podéis pasar al club del kiwi.
 
No diré que es algo super sencillo de hacer porque lleva su trabajito, pero para mí ha sido mi primera crema pastelera casera y ha quedado super rica... de hecho, he quedado gratamente sorprendida con el resultado. Si os apuntáis a hacerla, con un poco de organización van saliendo todas las cosas adelante ya que los tiempos de espera para que cuajen las cosas o simplemente se enfríen permiten ir haciendo otras labores... lo más divertido siempre es montar el resultado final y darle brillito.
 

 
¿QUÉ NECESITAMOS PARA ESTA RECETA?
La infraestructura
Necesitamos:

* Un horno.
* Una varilla manual.
* Varios cuencos, uno de ellos grandes.
* Medidor de líquidos y una pesa de cocina.
* Un cazo.
* Un rodillo.
* Papel de horno.
 
INGREDIENTES
Los materiales de construcción
Para esta receta, vamos a organizarnos por pasos:
 
 
CREMA PASTELERA
 
  • ½ litro de leche entera.
  • 4 yemas de huevo.
  • 120 g de azúcar.
  • ½ cucharita de canela en polvo.
  • 1 cucharita de vainilla en esencia.
  • 50 g de maicena.
  • 50 g de mantequilla sin sal.
  • La cáscara de medio limón.
 
 
 
BASE
 
  • Una lámina de 275 gr. de hojaldre fresco (ésta es de Lidl).
  • Un huevo para barnizar los bordes.
  •  
     
    CUBIERTA
     
    • Fruta variada: melocotón, kiwis, piña, fresas o cerezas al gusto.
    • 200 ml. de agua mineral, del grifo o del chorro.
    • 40 gr. de gelatina en polvo con sabor frutal o neutra.
    • En el caso de ser gelatina neutra, adicionalmente 2 cucharadas colmadas de azúcar.

     Este es un bote industrial de gelatina de
     piña colada que tenía mi madre por casa
    (de 750 g.!!!)
     
     
    ELABORACIÓN
    Mano de obra

    Vamos a organizarnos bien para que veáis que una persona sola es capaz de coordinarse y sacar esto adelante. Empezaremos haciendo la crema pastelera y en los tiempos de espera iremos cortando la fruta. Después hornearemos la base y mientras tanto prepararemos la cubierta gelatinosa que dará brillo a la tarta. Finalmente, mientras colocamos todos los inventos sobre la tarta se irá cuajando la gelatina y pintaremos dando un toque final de brilli-brilli. Chimpún!!!!
     
     
    ELABORACIÓN DE LA CREMA PASTELERA CASERA

    * Tras medir las cantidades y dejarlo todo a mano, apartaremos medio vaso de leche en la nevera para luego disolver la maicena. Por lo visto una leyenda urbana dice (y tras la experiencia yo lo confirmo) que la maicena se disuelve mejor en líquidos fríos.
     
     
     
    * Ya esto no es cuestión de creencias, la mantequilla, como la sacaréis de la nevera como una piedra, mejor dejadla cortada en taquitos, luego va a ser más fácil que se disuelva así que en un taco gordo.
     
     
     
    * Sé que los huevos vienen enteros, con su yema y su clara, en este caso sólo usaremos las yemas para esta crema pero podemos usar las claras para hacer por ejemplo unos merengues y engordar más aún en estas fiestas. Si os va el rollo sano, pues una tortilla de claras sería lo suyo. Es rara, porque eso blanco pues no motiva pero luego está buena, eh?
     
     
     
    * Bueno, vamos a poner ahora el resto de leche en un cazo junto con la vainilla, la cáscara de limón a fuego medio hasta que casi hierva la leche, me explico, hasta que se vea un poco de espumita y la intención de romper a hervir. En ese momento la apagamos y la tapamos con un plato. Dejamos reposar durante 30 minutos durante los cuales picaremos la fruta artísticamente.


     
    * La fruta elegida ha sido melocotón y piña en almíbar, previamente bien escurridos y secados con papel de cocina para que luego no patine en las manos. Además, hemos cogido 4 kiwis maduros y unas cerezas en almíbar que hemos lavado y secado previamente para que luego no nos deje la crema pastelera pringosa y de mil colores.

     
     
    * Volvemos a calentar la leche que teníamos en el cazo, retirando la cáscara del limón ahora a fuego medio-bajo.
     
     
     
     
    * Mientras se calienta mezclamos el azúcar, la pizca de canela y las 4 yemas hasta conseguir mezcla homogénea y reservamos.
     


     
     
    * Sin quitarle ojo a la leche (siempre a fuego bajo) disolvemos la maicena en la leche del frigo.
     
     
     
    * Una vez bien mezclada y asegurándonos de que no haya grumos, añadimos la leche con maicena a la leche que estamos calentando, removemos sin parar con la varilla para que no salgan grumos hasta que la leche casi llegue a hervir.
     
     
     
    * Apartamos del fuego, añadimos la mezcla de yemas, canela y azúcar y removemos rápido para que el huevo no se cuaje.
     
     
     
    * Volvemos a colocar al fuego LENTO removiendo mientras se espesa hasta que quede con una consistencia densa.
     
    * Para que quede más cremosa añadimos mantequilla con la crema aún caliente y disolvemos.
     

    * Éste es el aspecto final, una crema densa, pero suelta y muy cremosa.

     
     
    * Dejamos enfriar por fuera de la nevera y tapamos un film transparente para que no haga costra.
    Al final, tanto tapar y tanto rollo y se hizo costra
    será que la dejé mucho rato!!!!
     
     
    ELABORACIÓN DE LA BASE
     
    * Precalentamos el horno a 200º C durante 10 minutos.
     
    * Estiramos la masa de hojaldre y con ayuda de un rodillo la llevamos a los extremos del papel que trae de fábrica.
     
     
     
    * Colocamos un papel de horno sobre la bandeja del horno que vamos a usar y sin despegar aún el papel del hojaldre lo colocamos boca-abajo sobre el otro papel, a modo de sandwich.
     
     
     
    * Ahora sí, levantamos el papel de horno que trae pegado y vamos a plegar los bordes como un centímetro hacia adentro, PRESIONANDO MUCHO, aunque os parezca que está muy aplastado la masa va a crecer bastante en el horno.
     
     
     
    * Pinchamos con un tenedor insistentemente en la zona central (no los bordes) para que la masa no crezca por la zona pinchada.
     
     
     
    * Pintamos con un huevo batido los bordes de la tarta. No pintéis el centro porque podéis obstruir los agujeritos que hacemos para que la masa respire y no suba.
     

     
     
    * Horneamos la masa durante 20-25 minutos a 200ºC en el horno, más o menos a una altura media. Yo lo he hecho en horno de gas y con ese tiempo ha quedado muy bien, aunque los últimos 5 minutos la he horneado superiormente. No sé si sabréis que estos hornos "antiguos" sólo dan la opción de fuego desde abajo o fuego desde arriba, esto de combinar arriba y abajo a la vez... pues como que no.
     
     
    * Dejamos enfriar la masa 10 minutos sobre una rejilla o bandeja diferente a la del horno.
     
     
    ELABORACIÓN DE LA CUBIERTA BRILLANTE
     
    * Para pintar la tarta y que quede brillante vamos a usar una gelatina de sabor piña colada, aunque también se podría hacer con gelatina neutra (sin sabor) añadiéndole azúcar (ver proporciones en ingredientes).
     
    * Mezclamos en medio vaso de agua fría los polvos de la gelatina hasta que se disuelvan bien.
     
     
     
    * Calentamos el otro medio vaso hasta que el agua esté a punto de hervir (evaporándose).
     
    * Mezclamos el agua fría con la gelatina y la caliente y disolvemos.
     
    * Para que cuaje en tiempo récord NI SE OS OCURRA meterlo a la nevera, porque puede que cuando vayáis a rescatar a vuestra fascinante cubierta se haya convertido en un bloque de gelatina duro como una piedra. La dosis que estamos echando aquí es mucho más de lo que llevaría una gelatina normal para que sirva de pegamentito.
     
    * La técnica a usar es lo que se llama un BAÑO MARÍA A LA INVERSA: básicamente consiste en poner nuestra candidata a gelatina sobre un plato o cuenco lleno de agua fría de la nevera (o incluso con hielo para acelerar el procedimiento) e ir removiendo de poco en poco hasta que adquiera la consistencia deseada (densa pero sin llegar a ser sólida).
     
     
     
     
    MONTAJE DE LA TARTA
     
    * Pondremos la base de hojaldre en una bandeja que se adapte a su tamaño y que luego no tengamos que mover para que no se nos rompa con el peso.
     
    * Cubrimos la base con crema pastelera generosamente.
     
     
     
    * Colocamos la fruta de forma concéntrica de fuera hacia dentro: yo empecé con melocotón, luego piña, melocotón, kiwi y finalmente el centro lo decoré con melocotón y cerezas.
     
     
     
    * Las cerezas que sobraron las coloqué estratégicamente por las esquinitas y los medios de la tarta bien encajaditas.
     
     
     
    * Finalmente, cuando la gelatina casi haya cuajado, recubrimos la tarta decorada con ella para darle brillo.
     

     
    * La metemos un par de horas a la nevera y ya está lista para consumir.
     
     

     
     
    Espero que os guste la receta y si la hacéis o queréis comentar algo siempre podéis hacerlo dejando un comentario aquí en el blog, por Facebook eel grupo "Cocina Para Dummies" o en Twitter en @CocinaDummies. Muchas gracias por seguirme!!! 

     
    Follow my blog with Bloglovin