30 de noviembre de 2012

MoRoS Y CRiSTiaNoS

INTRODUCCIÓN HISTÓRICA
Marchando una de batallitas...
 
Hoy os dejo una receta de cuchara de estas que apetecen ahora que hace ya frío y que son muy nutritivas y ricas porque tienen legumbres... las grandes olvidadas de este blog. Pero, puedo prometer y prometo que alguna legumbre más caerá por aquí, ya sea en forma de fabada, lentejas compuestas, o lo que sea... 
 
Esta receta tradicionalmente proviene de Cuba, y consiste en la mezcla de unas judías muy pequeñas negras (denominadas también frijoles negros o caraotas) y arroz blanco. Lo que en Venezuela se llama Pabellón Criollo, en Cuba se conoce como "moros y cristianos" debido al parecido de esta mezcla a la batalla entre los moros (judías) y los cristianos (arroz). Se suele acompañar con un huevo cocido o simplemente comer las judías solas o mezcladas con el arroz. Hay también quien las hace mezclando con judías rojas... imitando la sangre de la batalla.... aquí, evitando espectáculos dantescos hemos prescindido de las judías rojas.
 
Bueno, guerras aparte, aquí os dejo la foto de presentación por si os apetece hacerlas!
 
 

¿QUÉ NECESITAMOS PARA ESTA RECETA?
La infraestructura
 
Necesitamos:

* Una tabla para cortar.
* Cuchillo.
* Espátula de madera.
* Un cuenco grande.
* Un par de ollas, una de ellas con tapa.
* Vitrocerámica o cocina de gas.
INGREDIENTES
Los materiales de construcción

Para 3 ó 4 comensales:

* 300 gramos de judías negras (caraotas o frijoles negros) puestas a remojo desde la noche anterior.
* 2 dientes de ajo grandes. 
* 1 cebolla grande finamente picada.
* Una hoja de laurel.
* Un trozo de chorizo.
* Un trozo de panceta (bacon).
* Un trozo de costilla (opcional).
* Medio vaso de vino blanco.
* Sal.
* Aceite de oliva (un chorrito).
* Una taza de arroz bomba.
* 2-3 huevos cocidos.


ELABORACIÓN
Mano de obra
 
 * En una olla grande ponemos un chorro de aceite que cubra el fondo y sofreimos a fuego medio los ajos finamente picados, a los que previamente les hemos retirado su parte central.  Esto último lo hacemos para que no nos repitan.




* Una vez que el ajo coge un poco de color, añadimos la cebolla (y un par de pizcas de sal) y la cocinamos hasta pocharla.


* Seguidamente añadimos una hoja de laurel que hemos partido por varios sitios para que desprenda su sabor y aroma.

 
* Cortamos en trozos medianos el chorizo, la panceta y la costilla y la añadimos a la fritura para que coja su sabor.




* Una vez integrada la carne rociamos con el medio vaso de vino blanco y dejamos a fuego medio que se evapore el alcohol.

 
* Una vez que el alcohol se ha evaporado, ponemos las judías (previamente escurridas) en la olla junto con los demás ingredientes. Removemos bien y cubrimos con agua.



* Dejamos cocinar hasta que la judía se ablande a fuego medio y tapadas, vigilando que no se queden muy secas y duras. Es decir, añadiendo agua (caliente, no fría) si es necesario. Esto puede llevar una hora u hora y media al fuego. Tienen que quedar sequitas, es decir, no con mucho caldo.



* Cuando las judías estén listas, las retiramos del fuego y cocemos el arroz aparte. 


* Cocemos también los huevos para acompañar.



* Servimos las judías y el arroz, acompañados del huevo. Como sugerencia de presentación, el arroz se puede servir usando un molde redondo o una taza para que tenga forma y ponerlo en la parte central de las judías.



Este es el aspecto final, que ni decir tiene que se come bien mezcladito y su sabor está estupendo. Un buen guiso de inviernos para entrar en calor!!!
 
 
 
Espero que os guste la receta y si la hacéis o queréis comentar algo siempre podéis hacerlo dejando un comentario aquí en el blog, por Facebook eel grupo "Cocina Para Dummies" o en Twitter en @CocinaDummies. Muchas gracias por seguirme!!!