21 de julio de 2012

RiSoTTo ai FuNGHi (aKa. aL CHaMPi)

INTRODUCCIÓN HISTÓRICA
Lo que el champiñón se llevó...

Marchando otra de experimento italiano... hoy una de arroz con champiñones porque el hecho de encontrar una bandeja de champiñones en la nevera y tener queso parmesano recién descongelado motiva echar eso a una sartén y empezar a inventar un poquito. Bueno, que tampoco hemos descubierto América!!!!

Y para colmo, lo mejor de todo es que esta receta lleva muy pocos ingredientes, que es muy sencilla de hacer y que además es muy baratita... vamos, la remonda!!!!


¿QUÉ NECESITAMOS PARA ESTA RECETA?
La infraestructura
 
Necesitamos poquita cosa:
* Una sartén.
* Una olla.
* Una espátula de madera.
* Un cucharón.
* Un rallador.
INGREDIENTES
Los materiales de construcción

Para 2 personitas con apetito:

* Media cebolla picada finamente.
* 200 gramos de champiñones laminados frescos.
* Un vaso / dos tacitas de arroz bomba.
* Una cucharada de mantequilla.
* Una taza pequeña (tipo café) de vino blanco.
* Aceite de oliva.
* Sal.
* Pimienta negra.
* Agua.
* Queso parmesano rallado finamente.


ELABORACIÓN
Mano de obra
* Primeramente ponemos a calentar agua (como 2 litros) en una olla hasta punto de ebullición y mantenemos al fuego.

* Ponemos un buen chorro de aceite en una sartén grande y profunda y añadimos la cebolla a fuego medio para pocharla con un poquito de sal.


* Una vez que la cebolla está pochada añadimos los champiñones laminados y dejamos que absorban el aceite y el líquido que ha soltado la cebolla.

* Cuando los champiñones estén ligeramente secos añadimos el vino blanco y dejamos que se ablanden a fuego bajo, quizás tapando la sartén pero vigilando siempre que los champis no se resequen mucho.

* Una vez que los champiñones han adquirido un color marronáceo añadimos el arroz bomba y mezclamos con todo para que se integren los sabores.
 
 
 
* Seguidamente, con ayuda del cucharón ponemos 2 cucharones de agua caliente al arroz (esto es para que no se corte la cocción, por eso el interés de tener la olla con el agua caliente todo el rato) y removemos. Ponemos una buena pizca de sal y pimienta negra y removemos.

* El arroz debe estar alrededor de 15 minutos al fuego desde que añadimos el agua la primera vez, y según se vaya quedando sequito vamos a ir añadiendo cucharones de agua caliente. Aproximadamente, creo que le echamos agua unas 4 o 5 veces, unos 2 cucharones por vez. Hay que tener en cuenta que el arroz tiene que quedar entre seco y caldoso, es decir, pastosito.

NoTa MeNTaL: El arroz debe poderse pasar... Brillante no sirve, por eso es Booooomba!!!!!

* Tomamos la cucharita de mantequilla (unos 10-15 gramos) y lo añadimos al arroz para que quede más pastosito. Pero tener en cuenta que hay que poner poquita mantequilla, que no queremos que coja sabor a mantequilla sino que conserve el sabor a los champiñones, la cebollita y el vino. Corregimos de sal si hiciera falta, puesto que al añadir tanta agua puede haberse ido el sabor a Cuenca...
* Cuando el arroz esté casi casi al punto, lo apartamos el fuego y dejamos reposar unos minutos.

* En este "impass" de reposo arrocil, rallamos queso parmesano y lo servimos en un cuenco o platito para que luego cada cual se sirva a su gusto.

* Servimos el rico risotto ai funghi, agregamos queso al gusto (mucho, para mi gusto quesero) y comemos velozmente... que calentito está más rico!!!!



¿Adivináis qué había de postre? Una pista.... bueno, una foto habla más que una pista!!! Las famosas gelatinas y hoy son "violetas" con "frambuesas".... y las frambuesas van a ser las protas del siguiente recetón!!!! Y toca.... dulce!!!!!





Espero que os guste la receta y si la hacéis o queréis comentar algo siempre podéis hacerlo dejando un comentario aquí en el blog, por Facebook en el grupo "Cocina Para Dummies" o en Twitter en @CocinaDummies. Muchas gracias por seguirme!!!