13 de mayo de 2012

MeRLuZa aL HoRNo

INTRODUCCIÓN HISTÓRICA
El pescado, ese gran desconocido...

Hoy os traigo una receta de estas que os van a sorprender, porque ¿yo? ¿cocinando pescado? ¿perdón?... sí, no me he vuelto loca. Realmente es que me han regalado unas rodajas de merluza fresca y había que aprovecharla, y ya puestos hacerle bien los honores al pescadito.

Lo que os dejo aquí es una manera "canónica" de preparar cualquier clase de pescado (claro, variará el tiempo que debe estar en el horno) bien sea una dorada, una merluza en filetes (de estas que venden congeladas) o cualquier otro bicho del mar (con aletas) fresco o congelado que tengáis a mano... quedará muy rico, sabroso y "bien vestido"... porque una buena guarnición... es lo que tiene, que arregla cualquier estropicio!!!!

Ahhhh y si sois como yo, que no os gusta nada nada el olor a pescado (el que queda en casa luego, digo...) pues esta receta minimiza olores!!!! Vamos allá!!!!



¿QUÉ NECESITAMOS PARA ESTA RECETA?
La infraestructura

* Tabla de cortar y cuchillos varios.
* Una vitro.
* Una sartén.
* Una olla pequeña.
* Espátula de madera.
* Un horno, fundamental.
* Una bandeja para horno un poco profunda.

Opcionalmente,

* Un pelador de verduras o pela-patatas.
* Unos guantes de boxeo para sacar las cosas del horno.



BaTaLLiTaS

Uyyyyy, estos guantes tienen una historia.... bueno, si se entera mi padre de lo que voy a contar aquí me puede matar. Bueno, resulta que según me mudé a Sevilla, vinieron a verme mis padres y como buenos padres, a abastecerme de cositas para el pisito donde estaba viviendo. Bueno, pues resulta que fuimos al Ikea a por un nórdico, unos mantelitos y otras boberías de adorno y vimos estas manoplas para horno a 1 euros o así. Tan baratas que mi padre dijo, bah pues pilla dos y así no te quemas con las cosas del horno, no? Vale. Y seguidamente, pasamos por delante de las típicas tazas de Ikea de colorines y pillamos un par de ellas y mi padre dice, mete cada taza en un guante y así pues si les damos algún golpe sin querer pues no se rompen. A mala hora!!!!! A alguien se le ocurrió decir: "eso no va a impedir que se rompan" y mi padre, ni corto ni perezoso soltó un "¿qué te juegas?" y la otra persona le dijo... "no serás capaz"... lo siguiente que recuerdo fue a mí y a mi madre mirando incrédulas como mi padre dejaba caer la taza dentro del guante desde una altura considerable y se oía dentro del guante un "crack"... y luego un "vale, se ha roto, tenías razón"... y un "deja esto donde nadie lo vea"... haciéndose el loco, en fin, historias del Ikea....

INGREDIENTES
Los materiales de construcción

Para la receta "pescadera" de hoy, necesitaremos...

* Unas rodajas de merluza fresca (o congelada).
* Una cebolla.
* Dos patatas grandes.
* Dos o tres dientes de ajo grandes.
* Una pastilla de caldo concentrado de pescado.
* Medio vaso de vino blanco, nada de Riberas del Duero, algo de cartón nos vale.
* Un limón.
* Aceite de oliva.
* Sal.
* Pimienta negra molida.

Ingredientes high quality!!!!


ELABORACIÓN
Mano de obra

Preparamos la guarnición por un lado y el "majao" que le echaremos al pescado por otro, luego ya se mezcla todo y sale una receta de 10!!!!!

GuaRNiCióN

Primero vamos a preparar la guarnición que irá en el fondo de la bandeja del horno y será la "camita" sobre la que descansará la merluza, para ello:

* Pelamos las patatas con un pelador, las troceamos en trozos grandes y las ponemos a hervir en una olla con agua que cubra y un poco de sal durante unos 20 minutos de manera que no queden muy muy blanditas. Reservamos las patatas para que se enfríen un poquito y sean "manipulables".




 


* Por otra parte vamos a sofreír un poco la cebolla a la cual primeramente le quitaremos el culillo y la cabecilla y la piel exterior. Troceamos la cebolla en aros finos y pochamos con un chorrito de aceite de oliva.





TRuCO:  Para no llorar al cortar la cebolla os recomiendo el siguiente "truqui": antes de picarla es conveniente meterla en el congelador cosa de 5 minutillos. ¿Por qué? (como diría Mourinho) pues es simple, esos juguitos que al picarla hacen que lloremos se congelan y nos dan un margen para poder "cortar" sin "llorar"...

Momento "congelación"

* Cortamos las patatas en rodajas y las disponemos en el fondo de la bandeja de horno. Recubrimos con la cebolla pochadita y reservamos...



MaJaDo o CoNDiMeNTaCióN

Un "majado" en Canarias básicamente consiste en aplastar ajos y luego echarle aceite, vino y vete tú a saber qué más para condimentar "lo que quiera que sea". Bueno, pues aquí os dejo mi "variante para pescado". Para ello:

* Torturamos los tres dientes de ajo previamente pelados y los colocamos en una taza. En caso de no tener el instrumento adecuado (véase Ikea) pues colocar todo en un mortero y machacar. Añadimos un chorro de aceite equivalente a 5 cucharadas soperas.


* Desmigajamos una pastilla de caldo concentrado de pescado en la mezcla anterior y añadimos una pizca (al gusto) de pimienta negra molida.


* Añadimos a la mezcla el zumo de un limón cuidando de que no caigan pepitas.



* Finalmente añadimos medio vaso de vino blanco a la mezcla y reservamos.



PeSCaDo

* Ahora vamos a marcar en una sartén el pescado con un poquito de aceite para que no se pegue. Esto lo hacemos para que el pescado selle y no se le salgan los juguitos durante la cocción.


* Finalmente, colocamos el pescado sobre la cama de patatas y cebolla y rociamos todo con el majado. Lo vamos a hornear durante 20-30 minutos a 160º C en el horno vigilando que no se nos queme ni se sobrecocine. El aspecto antes y después del horno debería ser el siguiente:

El antes...

El después.

Espero que os guste la receta y si la hacéis o queréis comentar algo siempre podéis hacerlo dejando un comentario aquí en el blog, por Facebook en el grupo "Cocina Para Dummies" o en Twitter en @CocinaDummies. Muchas gracias por seguirme!!!