19 de noviembre de 2011

CReMa De CaLaBaZa Y ZaNaHoRia

INTRODUCCIÓN HISTÓRICA
La calabaza, esa gran desconocida

La receta de hoy es una crema muy sencilla de hacer, baratita y sana porque sólo lleva verdura y un poquitín de aceite de oliva. Se tarda unos 45 minutos en dejarlo todo como estaba, es decir, entre que se ensucia, se cocina y se vuelve a dejar la cocina como antes pero ahora con una crema de calabaza preparada.

Es la típica receta que se puede preparar cuando estamos muriendo después de una resaca del 15 o simplemente cuando estamos malitos, para "sentar las madres" como se diría en Canarias.

A los "anti-verduras" deciros que la crema está super buena y eso con un quesito blanco calentito es algo superior, es decir, ese quesito derritiéndose dentro del puré... waaaahhh qué hambre. Pasemos al asunto.


¿QUÉ NECESITAMOS PARA ESTA RECETA?
La infraestructura

* Un pelador de verduras, o si no tenéis, pues un cuchillo pequeño y afilado para pelar papas nos vale.
* Un cuchillo largo y afilado.
* Una tabla de cortar (hoy, la encimera no es un buen sitio,... ya veremos por qué).
* Una olla mediana.
* Una turbomix o batidora de brazo o un "pasa-purés" tradicional en ausencia de todo lo anterior...


INGREDIENTES
Los materiales de construcción
(Para 2-3 personas normales)

* Medio kilo o 3 cuartos de calabaza.
* Medio kilo de zanahorias.
* Una pastilla de caldo concentrado de verduras.
* 4 dientes de ajo pequeños.
* Un chorrito de aceite de oliva.
* Sal y pimienta al gusto.
* Leche, nata o quesito fundido en porciones.



Para luego, un buen queso manchego, blanco,... a ser posible con sabor fuertecito para que haga contraste con la crema. Esto se añade en trocitos antes de comernos la crema para que se derrita y esté para "morir en el acto".

ELABORACIÓN
Mano de obra

Pelamos las zanahorias con ayuda del pelador de verduras o un cuchillo pequeño afilado. Si lo hacéis con el cuchillo cuidado con las manos, el pelador es y será siempr el mejor aliado de la gente que tenemos "predilección" por rebanarnos un dedo. Les retiramos los extremos y picamos en trozos medianos. Iba a decir pequeños, pero pequeños en este contexto significa del tamaño de un dedal... así por decir algo... no pequeños como los trocitos de pimiento en las croquetas por ejemplo.



Retiramos las pipas de la calabaza de la parte central y la pelamos con el cuchillo afilado y con mucho cuidado porque tiene la piel muy dura y va a costar. Yo normalmente la parto por secciones haciendo "palanca"... así cogéis práctica para cuando robéis un coche... y luego, apoyando sobre las partes planas voy quitando la piel con paciencia y fuerza bruta. La partimos en trozos grandes.



Metemos en una olla la zanahoria y la calabaza en tacos junto con la pastilla de caldo de verduras partida en dos trozos.



EXPLiCaCióN: La zanahoria es por naturaleza mucho más dura que la calabaza. Si hacéis los trozos del mismo tamaño cuando la calabaza se haya guisado la zanahoria seguirá dura y por muy buena que sea la batidora que tengáis eso está condenado al fracaso. La cosa es que si no queréis que la zanahoria quede dura y la calabaza se desintegre, mejor picar la zanahoria pequeña y la calabaza un poco más grande para que se igualen los tiempos de cocción.

Ahora, cubrimos el fondo de una sartén pequeña con aceite (digamos unas 4 cucharadas soperas) y añadimos los 4 dientes de ajos pequeños pelados y sin picar ni nada. Los doramos ligeramente y una vez que estén doraditos y el aceite haya cogido el sabor de los ajos vertemos el aceite y los ajos en la olla con la verdura.



Cubrimos con agua toda la verdura.



Ponemos primero a fuego fuerte la olla con la tapa y cuando esté hirviendo bajamos a fuego medio y cocinamos hasta que la zanahoria esté blandita.



TRuQui: Pinchando varios trozos de zanahoria, si el tenedor entra fácil, ya podéis apartar el guiso. Este es el aspecto que debería tener tras 20-25 minutos de cocción:





Finalmente, dejamos que el contenido de la olla se ponga tibio, no es plan de meter una batidora a toda potencia en una olla con algo hirviendo y que salpique para todos lados... yo aviso, que ya lo he hecho y la experiencia no fue "muy grata"...



Una vez tibio todo, pasamos la batidora por la verdura con cuidado de batirlo todo bien y que quede una mezcla uniforme. Añadimos sal y pimienta al gusto (no es obligatorio ninguna de las dos si no lo creéis conveniente) y para suavizar añadimos un poco de leche, nata o queso fundido (de los famosos quesitos de una casita de Cataluña que no quiero nombrar porque hago publi gratis??? Pilláis???) al gusto. Dependiendo de lo espeso o suelto que queramos que quede el invento y ya está listo para comer.



Aproximadamente el tiempo para que se guise la verdura es unos 20 - 30 minutos a lo más pero depende del tamaño con el que se haya cortado todo. Espero que os animéis y os quede bueno. Un platito calentito ahora que hace frío y llueve ;)